·

Ningún funcionario nacional asistió al acto por San Martín

Es el quinto año que no hay representación oficial. Quiso ir Cobos, pero no le autorizaron avión oficial. Asistió, paradójicamente, el embajador francés en la Argentina, Fréderic Balaine du Laurens.

El gobernador de Corrientes Arturo Colombi encabezó los actos oficiales por el 158 aniversario del fallecimiento del General José de San Martín, que se realizaron en la localidad natal del prócer, Yapeyú, < ?xml:namespace prefix = st1 />395 kilómetros al sudeste de la capital provincial. Si bien el acto contó con la presencia de numerosos funcionarios provinciales, y del embajador de Francia en Argentina, Fréderic Balaine du Laurens, primer representante de un país extranjero en participar del homenaje al prócer en su propia ciudad natal,no estuvo presente ninguna autoridad nacional. < ?xml:namespace prefix = o ns = "" />

Los homenajes oficiales a San Martín en Yapeyú comenzaron en 2003, cuando gobernaba Néstor Kirchner, pero en ninguna ocasión contó con la presencia de funcionarios de la Nación.

La posibilidad de una presencia nacional en la ceremonia, que fue convertida en acto oficial por el ex presidente Carlos Menem terminó de esfumarse cuando se suspendió el viaje programado por el vicepresidente Julio Cobos, debido a que no habría recibido autorización para utilizar un avión de la Fuerza Aérea.

El último funcionario nacional en visitar Yapeyú fue Eduardo Duhalde, quien el 25 de febrero de 2003, como presidente, participó del acto por el 225 aniversario del natalicio del prócer.

Los actos de hoy fueron encabezados por el gobernador Colombi, quien aludió a la «capacidad que tuvo San Martín para unir en los pueblos» y lo contrastó con «estos tiempos, donde a los argentinos nos cuesta llevar adelante consensos y parece casi un imposible encontrar entendimientos en determinadas circunstancias».

«Debemos tomar el ejemplo de San Martín que es el máximo ícono de nuestra argentinidad» y su «capacidad de construir unión entre los pueblos, algo que no sólo logró en la Argentina sino en toda la región», agregó el mandatario correntino que llegó rodeado de su gabinete al pueblo de poco más de 2 mil habitantes donde nació el Libertador.

El acto central comenzó a las 14,30 en la plaza de Armas, un predio contiguo al Templete que atesora las ruinas de la primera casa y los restos mortales de los padres de José de San Martín. El ese marco el subsecretario de Cultura provincial, Carlos Lezcano, quien habló del «legado que nos dejó San Martín» y dijo que «no hay amor a la patria sin sacrificio y no podemos hablar de libertad sin ciudadanos de un alto valor instructivo». El punto culmine de la ceremonia fue el minuto de silencio que se hizo cuando los relojes se clavaron en las 15, hora en que falleció el prócer nacional hace 158 años, en Francia. Luego se pusieron ofrendas florales al pie de su busto y se puso en marcha el desfile cívico militar, que se realizó alrededor de la plaza central.

Una de las particularidades de los actos de este año fue la reedición de las misas cantadas que se hacían hace dos siglos en las antiguas reducciones jesuíticas. El concierto que se realizó durante el Te Deum que tuvo lugar en la Iglesia de San Martín de Tours estuvo a cargo del Coro y Orquesta de San Ignacio de Moxos, de Bolivia.