·

Un hombre de fierro

Aceptar la muerte no es algo fácil. Pero cuando el final es inevitable, lo mejor es estar rodeado de los afectos. Eso piensa el actor estadounidense Paul Newman, a quien sólo le quedarían unos días de vida a causa de un cáncer de pulmón. Newman, de 83 años, decidió dejar el hospital donde se estaba tratando para pasar sus últimos días junto a su esposa e hijas

Además de tener una prolifica trayectoria en el séptimo arte, Newman siempre fue un apasionado del automovilismo. Dicen que se interesó sobre el deporte motor durante el rodaje de la película “< ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />500 Millas” (el título original es «Winning») en 1968. Lo cierto es que cuatro años más tarde debutó como profesional en una carrera en Thompson, Connecticut.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Hasta se dio el gusto de hacer podio en una carrera legendaria como las “24 Horas de Le Mans”. Fue en la edición de 1979, en la que llegó segundo compartiendo la conducción de un Porsche 935 con el alemán Rolf Stommelen.

Entre los años 1970 y 1990 condujo para el equipo Bob Sharp Racing, sobre todo en carreras de Fórmula Nissan, logrando numerosas victorias y campeonatos. Incluso, se convirtió en el piloto más longevo en integrar un equipo ganador en una carrera de alto nivel, en 1995 en las «24 horas de Daytona». Tenía 70 años. Como si esto fuera poco, fue cofundador, junto a Carl Haas, de un equipo de CART: el Newman/Haas Racing.

Casualmente, su último trabajo en Hollywood fue en una película de carrera: «Cars» (2006), en la que le puso la voz a Doc Hudson (personaje que en la versión argentina fue doblado por Juan María Traverso).

Paul Newman eligió esperar la muerte junto a los suyos. Eso lo hace un verdadero hombre, un hombre de fierro.

Fuente: Inforace