·

Cobos, presidente por un ratito

Por el viaje de Cristina Fernández a Paraguay, el vice quedará a cargo de la presidencia hasta mañana. Un enemigo íntimo en el sillón de Rivadavia.

La semana pasada, la presidenta Cristina Férnández de Kirchner iba a viajar a Bolivia y el país iba a quedar a cargo del vicepresidente Julio Cleto Cobos, el Judas del kirchnerismo tras su voto «no positivo». El mismo día en que la mandataria tenía planeado partir, el mendocino hizo una visita relámpago a < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Exposición Rural, la misma exposición que el Gobierno había intentado boicotear, sacando a los organismos oficiales y a las provincias amigas de la muestra. La visita generó críticas desde el oficialismo y, encima, al final Cobos se quedó con las ganas de presidir el país porque Cristina canceló su viaje debido a la violencia que reinaba en el país de Evo Morales. Hoy, finalmente, tendrá la posibilidad de ser presidente.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El viaje de Cristina Kirchner a la asunción del presidente elector de Paraguay, Fernando Lugo, obliga a que el vice se encargue hasta mañana de estar al frente del país, en momentos en que desde el círculo íntimo del poder buscan aislarlo por traicionar al Gobierno por creer que sus acciones tienen una sola motivación: las elecciones de 2009.

Santo Domingo. Así las cosas, Cobos recibió otro cachetazo más del Ejecutivo hoy. Esta mañana, el decreto 1312/08, publicado en el Boletín Oficial, designó al senador José Pampuro (segundo en la línea de sucesión presidencial) para ir a la asunción del presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, a la ciudad de Santo Domingo entre los días 14 y 17 de agosto; un viaje que figuraba en los planes del vicepresidente, pero que por orden de arriba no podrá hacer.

Habrá que ver qué actividades y reuniones mantendrá el vicepresidente a cargo de la presidencia durante la ausencia de Cristina. Sus encuentros con dirigentes y políticos de la oposición ya han hecho rabiar al kirchnerismo, que de seguro lo tendrá super-controlado durante las 24 horas en que ocupará, aunque sea de forma simbólica y transitoria, el Sillón de Rivadavia. Será la primera vez que, tras el divorcio Cobos-Cristina, el cobista asuma el poder. ¿Qué pasará?