·

«Nunca vi a `Manu´ y a todos los jugadores tan felices»

El entrenador del seleccionado argentino de básquetbol dice que a pesar de su super profesionalismo están "felices" con el mundo amateur. "Manu volvió a ser el de Bahía Blanca, esto es espectacular", señaló

No termina de sorprenderse con la experiencia de estar en una Villa Olímpica el entrenador del seleccionado argentino de básquetbol, Sergio Hernández, quien aseguró que nunca vio “tan felices” a sus dirigidos y, fundamentalmente, a las principales figuras del equipo, que pasaron del super profesionalismo de la NBA a este mundo amateur instalado en Beijing. < ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

“Nunca vi a ‘Manu’ (Ginóbili) y a todos los jugadores tan felices. Jamás había estado con ellos en un Juego Olímpico, sí en un Mundial y en otros torneos internacionales. Pero acá les cambió todo, la cara, el humor… ‘Manu’ volvió a ser el de Bahía Blanca, Fabricio (Oberto) el de Las Varillas, esto es espectacular”, le confesó a Télam el entrenador del equipo argentino, que desde el lunes está instalado en la Villa Olímpica.

“Ni bien llegamos a la Villa, lo escuché a Fabricio (Oberto), mientras esperábamos el ascensor, que dijo: ‘¡Qué lindo es volver a sentir este ambiente!’ Es que acá uno saca la parte realmente más deportista de cada uno”, agregó el ‘Oveja’ Hernández.

Durante la entrevista con Télam, el técnico nacional se mostró maravillado con las imágenes de la convivencia en la Villa Olímpica y el hecho de ver a jugadores del mundo super profesional, como Emanuel Ginóbili, pasar del lujo que ofrecen los San Antonio Spurs a la vida compartida con los deportistas más amateurs.

“Acá son todos iguales, ojalá todos pudieran vivir una experiencia como ésta, caminar por la Villa y hacer esta vida. Por ejemplo, Ginóbili pasó de manejarse en un nivel siete estrellas, acosado por fanáticos y viviendo en un mundo profesional y lo ves acá, agarrando su bandejita de comida, al lado de otro chico de cualquier nacionalidad que está haciendo lo mismo que él”, relató Hernández.

Y agregó: “Si bien me imaginaba lo que es la vida en la Villa Olímpica, es muy diferente estar acá. Definitivamente hay un antes y un después de esto. Es como que el amateurismo vuelve a tu vida, volvés a la esencia del deporte

Asimismo, destacó la importancia de convivir con el resto de los representantes argentinos, de todas las disciplinas, en el mismo edificio y consideró que eso “es una motivación más” para sus dirigidos. “Los argentinos nos potenciamos cuando estamos juntos. Es una excelente idea estar todos juntos en el mismo edificio, porque ahora ya somos hinchas de Curuchet, Las Leonas, Meolans… y ellos son hinchas nuestros. Es como que te da todavía más ganas de traer un triunfo a casa, para todos los argentinos que estan acá”, explicó.

Finalmente, dijo estar “agradecido a la vida” por la chance de vivir esta experiencia. “Estoy dándole una mirada distinta a todo esto. Es como en la película ‘La sociedad de los poetas muertos’, cuando el profesor sube a su alumno arriba del banco y le hace ver la vida desde otro ángulo. Yo estoy así, arriba del banco, viendo a todos esto jóvenes atletas y es algo impresionante. Estoy respirando aire olímpico”, concluyó.