·

Desistió el Papa de crear una diócesis fueguina

En tren de disminuir los conflictos con el gobierno argentino, la Iglesia de Roma retiró su pedido de crear una diócesis en Tierra del Fuego. La Cancillería había cuestionado que las Islas Malvinas no estaban incluidas en la jurisdicción de la diócesis.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Con una nota escrita que fue consignada al secretario de Culto, Guillermo Oliveri, < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Santa Sede retiró el pedido de crear la nueva diócesis de Tierra del Fuego, que no incluía las islas Malvinas como se establece en la jurisdicción de nuestra provincia más austral. De esta manera fue superado un conflicto que complicaba aún más las ya delicadas relaciones bilaterales entre el Vaticano y la Argentina.

La decisión debe ser inscripta en una larga negociación «invisible» que llevó adelante en la Secretaría de Estado el encargado de negocios argentino, ministro Hugo Gobbi, con instrucciones permanentes del secretario Oliveri.

El gobierno de Buenos Aires consideró como «muy positiva» la actitud del «ministro de Relaciones Exteriores» de la Santa Sede, el arzobispo francés Dominique Mambertí, quien se encuentra en estos días en Buenos Aires.

El Vaticano argumentó que no había puesto a las islas Malvinas dentro de la diócesis de Tierra del Fuego debido a su situación particular, por lo que se encuentra bajo la jurisdicción del «ministerio» (congregación) vaticano para las misiones, llamado Evangelización de los Pueblos.

Pero «ningún gobierno argentino podría aceptar esta situación de la diócesis que afectaría la soberanía argentina sobre las islas», explicó un diplomático.

Fuentes seguras confirmaron en Roma y Buenos Aires los términos del acuerdo alcanzado, que refuerza el «camino de diálogo» que elogió en una entrevista reciente al diario católico italiano «Avvenire» el secretario de Estado, «primer ministro» del Papa, cardenal Tarcisio Bertone.

El «primer ministro» del Papa había dialogado 40 minutos en Roma con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el 3 de junio pasado, día en que ambos hablaron ante la asamblea de la FAO reunida para considerar la crisis alimentaria mundial.

Se espera que el cardenal Bertone viaje a fin de año a Buenos Aires y Santiago para celebrar, con las presidentas de Argentina y Chile, los 30 años del comienzo de la mediación del Papa Juan Pablo II que evitó primero una guerra ruinosa entre ambas naciones y que en 1986 culminó con la firma de un tratado de paz bilateral en el Vaticano en el conflicto por las islas del canal Beagle.

El retiro del pedido sobre la diócesis de Tierra del Fuego y el viaje del cardenal Bertone al sur chileno-argentino, estimularían un proceso de normalización completa de las relaciones con el Vaticano, se estimó en fuentes diplomáticas.

(Fuente: diario Los Andes)