·

Analizan en Casa de Gobierno la crisis institucional

Desde las 17 la Gobernadora y sus ministros discuten la situación generada por la dimisión del vicegobernador Bassanetti. Desde la oposición adelantaron que la Legislatura aprobaría la renuncia.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El gabinete provincial en pleno se encuentra reunido en Casa de Gobierno, analizando la situación creada a partir de la renuncia del vicegobernador Carlos Bassanetti.

La gobernadora Fabiana Ríos convocó poco antes de las < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />17 a sus ministros y al propio vicegobernador renunciante para discutir las consecuencias del anunciado alejamiento del titular de la Legislatura, decisión que agrava aún más la delicada situación política y económica de la Provincia.

Bassanetti era el único funcionario del Ejecutivo que mantenía en pie el difícil diálogo con la oposición legislativa, por lo que su alejamiento fue visto por sectores del Justicialismo como “una nueva dificultad” para encaminar la discusión por el Presupuesto 2008, cuyo análisis se encuentra trabado y ha generado notorias rispideces con el Poder Ejecutivo.

Según la nota de renuncia dirigida al vicepresidente 1º de la Legislatura, Manuel Raimbault, Bassanetti manifiesta que no pudo o supo “impulsar la concreción de la base fundamental de acción política propuesta a la ciudadanía”.

Denunciando la gravedad de la interna que agobia al Gobierno, explica además que desde el Poder Ejecutivo tampoco supieron construir la necesaria confianza política que “tenga a todos los que colaboran” con él “como parte en el proceso que forman las decisiones cruciales de Gobierno”.

Su permanencia en el cargo «no haría más que ahondar las diferencias y desconcertar al ciudadano”, admite Bassanetti, dando por terminada su gestión como segunda autoridad electa de la Provincia.

Los supuestos últimos intentos de la gobernadora por modificar la postura de su ex compañero de fórmula en las elecciones de junio de 2007 terminarían en fracaso hoy mismo, por lo que la dimisión sólo está sujeta a su casi segura aprobación por parte de quienes integran el Parlamento Provincial.

Fuentes del PJ en la Legislatura consideraron como “una locura” que la oposición se negara a aceptar la renuncia de su presidente, mucho más si se tiene en cuenta la contundencia de los motivos expuestos. Para los voceros consultados “los legisladores no pueden interferir en un alejamiento que está basado en las internas del propio gobierno, por lo que la decisión de Bassanetti en tal sentido no está sujeta a análisis d la oposición.

La presidencia de la Cámara quedaría por subrogancia en manos del legislador Manuel Raimbault, aunque la situación política actual permite inferir que el PJ podría impulsar una modificación en los cargos de autoridades para pasar a controlar el Parlamento.