·

Básquet: Argentina ganó el sudamericano de Puerto Montt

Derrotó en la final a Uruguay, que lo había dejado sin invicto y se consagró en el torneo que entregó cuatro lugares para el Premundial de México. Fue 100 a 95, con una gran actuación de Román González. Tercero terminó Venezuela, verdugo de Brasil.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El seleccionado argentino recuperó anoche la corona que estaba en manos de Brasil, al vencer a Uruguay por < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />100 a 95, en la final del 43er. Campeonato Sudamericano que se llevó a cabo en la sureña ciudad chilena de Puerto Montt. Los parciales del encuentro siempre favorecieron a Argentina, por 28-21, 50-47 y 76-63.

El desarrollo del primer cuarto encontró a una Argentina en franca postura dominadora, apoyada en el buen manejo de Maximiliano Stanic desde la base y la vigencia goleadora de Román González bajo las tablas. El pivote de Peñarol de Mar del Plate que tiene grandes chances de estar en los Juegos Olímpicos, marcó nueve tantos en esos primeros diez minutos.

La hegemonía del conjunto dirigido por Guillermo Narvarte, sustentada además en la buena tarea de Paolo Quinteros (otro que seguramente irá a Beijing), tanto llegando al aro rival como asistiendo a sus compañeros, se prolongó hasta promediar el segundo cuarto.

A esa altura el conjunto albiceleste alcanzó una diferencia de diez puntos (38-28) que parecía poder aumentarse si se mantenía el ritmo de juego. Pero el ingreso de Leandro García Morales desde el banco, mostrando una llamativa efectividad (10 puntos en el parcial), respaldó el crecimiento del experimentado Esteban Batista en la zona pintada, lo que llevó a Uruguay a colocarse a un punto faltando diez segundos.

Pero en el cierre apareció Quinteros con su especialidad, el tiro de media distancia, para clausurar el primer tiempo con un doble que le permitió a Argentina terminar tres puntos arriba (50-47). Y fue curioso lo que sucedió con el propio Quinteros sobre la chicharra del cuarto siguiente, cuando tiró otra vez forzado como en la definición anterior y marcó de tres puntos, estableciendo la máxima ventaja para Argentina al cabo de los tres primeros cuartos (13 puntos).

Claro que para llegar al comienzo del segmento final con esa ventaja Argentina hizo previamente las cosas muy bien en el anterior, desarrollando un juego colectivo muy eficiente cuando atacó, porque defendiendo el equipo siempre estuvo muy sólido.

La circulación del balón y el aporte de los jugadores altos como Juan Gutiérrez y Andrés Pelussi fueron fundamentales para que los perimetrales argentinos encontraran alternativas de búsqueda en derredor de la llave. El ingreso al último cuarto puso sobre la carpeta del estadio Arena de la hoy muy fría Puerto Montt, toda la jerarquía del equipo argentino para manejar la diferencia y mostrarse como el mejor equipo del torneo.

Así fue avanzando el conjunto de Narvarte hacia el título que hasta el sur de Chile vino a defender Brasil, porque demostró que el básquetbol argentino hoy está un escalón por encima de cualquier seleccionado de América, con excepción de los Estados Unidos. Y esto aún jugando con equipos alternativos como éste. Porque no cabe otra explicación para definir como Argentina venía de perder hace diez días un amistoso con Uruguay y también por este mismo torneo el pasado viernes (102-93), pero este domingo, cuando los puntos valían el campeonato, ganó con autoridad.

Y la muestra más acabada de ello estuvo dada cuando restando cinco minutos para finalizar el encuentro y con todo el estadio en contra, los uruguayos pudieron reducir diferencias para colocarse a un punto.

Entonces el técnico argentino mandó a la cancha nuevamente a Paolo Quinteros y Román González, que convivían simultáneamente en el banco de suplentes, y todo volvió «a la normalidad». Costó un poco, es cierto, porque al verse otra vez en partido los orientales forzaron la ofensiva y lograron igualar el tanteador en 81 primero y en 83 después, sin González en la cancha, porque Narvarte lo devolvió al banco acosado por cuatro faltas personales.

De la mano de un Quinteros inspirado, fino, decisivo, a quien le surgió un ladero de lujo en los diez minutos finales como Diego García para desequilibrar a los celestes. Así llegó Argentina otra vez a apropiarse de un Sudamericano, ratificando que sigue siendo el mejor de la región. Un buen aperitivo, en definitiva, para los Juegos Olímpicos que se avecinan y en los que tendrá que defender el oro conseguido en Atenas hace cuatro años.

a Síntesis:

Uruguay: Gustavo Barrera 14 (x), Nicolás Mazzarino 4, Mauricio Aguiar 12, Gastón Páez 2 y Esteban Batista 18 (fi). Claudio Charquero 2, Leandro García Morales 33, Juan Pablo Silveira 1 y Diego Castrillón 9 (x). DT: Gerardo Jauri.

Argentina: Maximiliano Stanic 15, Paolo Quinteros 23 (x), Diego García 21, Andrés Pelussi 9 y Román González 15 (x) (fi). Luis Cequeira 0, Juan Locatelli 3, Leonardo Mainoldi 2, Juan Gutiérrez 12 y Marcos Mata 0. DT: Guillermo Narvarte.

Estadio: Arena Puerto Montt (Chile)