·

Palacio salvó a la Selección de una derrota histórica ante Ecuador

En el tercer minuto del descuento, el delantero de Boca marcó el empate 1-1 en el estadio Monumental, donde el conjunto ’albiceleste’ jamás perdió ante los ecuatorianos. Había ingresado apenas cuatro minutos antes, en reemplazo de Juan Sebastián Verón, quien salió entre silbidos. Urrutia, a los 23m. del segundo tiempo, había puesto en ventaja a los visitantes. El equipo de Basile jugó muy mal y careció de fútbol. El miércoles, visitará a Brasil, en Belo Horizonte

En el comienzo del partido se pudo observar a un seleccionado argentino confundido, porque de otra manera no se entiende que teniendo tantos jugadores de buen pie dentro de la cancha los dirigidos por Alfio Basile el primer ataque haya partido de un largo pelotazo de Nicolás Burdisso.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Está claro que la tentación por tirarles la pelota larga a los “chiquitios” Messi y Agüero, quienes desde el comienzo se notó que les iban a ganar en velocidad a sus defensores pudo más que buscar la claridad de Verón o Riquelme, o el vértigo de los volantes bien abierto, Zanetti y Maxi Rodríguez.

Pero así y todo, jugando mal, apostando por algo contrario a los futbolistas que estaban en cancha, la sensación que da este seleccionado argentino, ante Ecuador o el rival que tenga enfrente, es que cuando cruza la mitad de cancha puede hacer un gol.

El seleccionado argentino cayó durante todo el primer tiempo en la trampa del pelotazo a los de arriba. Es que Messi y Agüero invitan a tirarle la pelota y que resuelvan, porque tienen la capacidad como para hacerlo.

Sin embargo, lo más claro de Argentina llegó cuando agarró la pelota Verón cerca del área, como a los quince minutos del primer tiempo habilitó en forma perfecta a Maxi Rodríguez, quien envió un centro para que empujen la pelota al gol cualquiera, pero Isaac Mina sacó la pelota al corner.

Con el correr de los minutos los ecuatorianos, que en un momento se habían animado a atacar, fueron retrocediendo en el campo de juego, algo que complicó más al seleccionado argentino, que al no aparecer Riquelme, estar muy lejos de juego Messi, nunca le encontró la vuelta al partido como para irse al descanso en ventaja.

La cara y los gestos de Basile, sobre todo después de cada pelotazo de Burdisso y Mascherano, lo decían todo y por eso los quince minutos del entretiempo seguramente el “Coco” los utilizó para hacerle un “lavado de cabeza” a sus dirigidos.

En el inicio del segundo tiempo poco cambió. La diferencia con el arranque del primero fue que los ecuatorianos cruzaron menos la mitad de la cancha, sólo eso.

Basile mandó a la cancha a Fernando Gago por Maxi Rodríguez, buscando tener más fútbol, pero todo siguió igual y el seleccionado argentino de la única manera que se arrimaba al arco ecuatoriano fue con los tiro libres ejecutados por Juan Román Riquelme, quien no le acertó al arco en las primeras dos oportunidades que tuvo en el segundo tiempo.

Para colmo, llegando al cuarto de hora de la etapa final los volantes ecuatorianos comenzaron a animarse más y Demichelis y Heinze tuvieron que cruzar dos veces por la izquierda cuando Joffre Gerrón, el hombre de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Liga, de Quito, amenazó dos veces con generarle problemas al “Pato” Abbondanzieri.

Como la mano no venía bien Basile mandó a la cancha a Julio Cruz, a los 18 minutos del segundo tiempo, por Mascherano, quien salió lesionado más allá que su rendimiento, con varios pelotazos enviados sin sentido, podría haber provocado también la modificación.

Y lo peor llegó a los 23 minutos del segundo tiempo, cuando luego de una gran jugada colectiva, que comenzó en Guerrón por izquierda, el sector que le dejó Basile a Ecuador sacando a Maxi Rodríguez, que siguió con un gran taco de Tenorio para habilitar a Urrutia, quien desde el borde del área grande “fusiló” a Abbondanzieri para marcar el primer gol del partido.

La reacción del seleccionado argentino no tardó en llegar, pero todo fue muy confuso, pero empujó a Ecuador contra su arco. Tuvo el empate Cruz, con un cabezazo que atrapó bien el arquero, y después Agüero, con un desborde por derecha, tiró la pelota fuera, cerca del palo derecho, cuando todos se preparaban para gritar el gol.

Argentina buscó, pero no encontró. Riquelme ausente sin aviso, Verón tirando pelotazos sin sentido, Agüero buscando hacer la individual terminaron dejando muy sólo a Messi, el mejor del local, y por eso se terminó perdiendo un partido que todos daban por ganando antes de jugarse. Y eso se pagó muy caro, pese al empate marcado sobre el final por Rodrigo Palacio, quien aprovechó la única oportunidad que tuvo y salvó a los de Basile de un verdadero “incendio”.

Síntesis Argentina 1 – Ecuador 1

Argentina

Roberto Abbondanzieri (6)

Nicolás Burdisso (4)

Martín Demichelis (7)

Gabriel Heinze (5)

Javier Zanetti (4)

Javier Mascherano (5)

Juan Sebastián Verón (5)

Maximiliano Rodríguez (4)

Román Riquelme (3)

Lionel Messi (7)

Sergio Agüero (4)

DT: Alfio Basile.

Ecuador

José Cevallos (8)

Omar de Jesús (6)

Iván Hurtado (5)

Giovanny Espinoza (6)

Isaac Mina (6)

Segundo Alejandro Castillo (7)

Luis Antonio Valencia (6)

Patricio Urrutia (7)

Walter Ayoví (7)

Joffre Guerrón (8)

Carlos Tenorio (6)

DT: Sixto Vizuete.

Goles en el segundo tiempo: 23’ Urrutia (E) y 48’ Palacio (A).

Cambios en el segundo tiempo: en el inicio Fernando Gago (6) por Maximiliano Rodríguez (A), 18’ Julio Cruz por Mascherano (A), 40’ Bolaños por Ayoví (E), 43’ Benítez por Tenorio (E), 44’ Palacio por Verón (A) y 47’ De La Cruz por Guerrón (E).

Arbitro: René Ortubé (Bolivia)

Cancha: River Plate.

Fuente: Telam