·

El agro intensificó el reclamo

Hay más de 30 cortes en el país y el paro se extendería hasta el miércoles. El gobierno insiste en que “hay golpistas” que quieren desestabilizarlo.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Después de la brutal represión en Gualeguaychú, el campo intensificó este domingo las medidas de protesta, mientras el gobiernoasegura que lo quieren desestabilizar.

El paro del sector agropecuario comenzó hoy con bloqueos de rutas en más de 30 puntos del país, donde se impedía el paso a los camiones con cereal para exportación, en una jornada con fluido tránsito por el Día del Padre.

Voceros de Vialidad Nacional informaron que desde la hora 0 de hoy, cuando se activó la medida de fuerza, se registraron 4 cortes totales y 25 bloqueos parciales en distintas rutas del país, donde los transportistas de carga se sumaron a los piquetes.

En relación con el transporte de cargas, la organización que los nuclea decidió levantar los bloqueos para festejar el Día del Padre, aunque advirtió que retomarán mañana los cortes, para protestar por la inactividad comercial producto del conflicto.

El paro se había extendido ayer a los servicios de micros de larga distancia, pero esta mañana los trabajadores nucleados en < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Unión Tranviarios Automotor (UTA) levantaron la medida y los micros comenzaron a salir de a poco desde la terminal de Retiro.

A nivel nacional, la mayoría de los conductores responde a la Unión Tranviarios Automotor (UTA), gremio que levantó esta mañana el paro iniciado ayer a las 17. Los micros comenzaron a salir esta mañana de la terminal de ómnibus de Retiro de la ciudad de Buenos Aires a sus respectivos destinos.

Los usuarios se quejaron por los inconvenientes que causó la medida, ya que muchos de ellos debieron pasar la noche a la intemperie y soportar la baja temperatura.

Después del miércoles

Mientras se extiende el paro al que adhirieron la mayoría de los transportistas de carga, las entidades del campo ya analizan como continuará su reclamo después del miércoles

El presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, aseguró que el sector necesita «abrir nuevas estrategias» para resolver el conflicto y aseguró que no hay «instancia cerrada». Además, calificó como “nefasto” el día de ayer porque la detención de dirigentes “se dio en un momento en el que ya prácticamente no quedaba gente, ante la decisión que ya existía de liberar la comercialización”

«No tenemos ninguna instancia cerrada, al contrario tenemos que abrir nuevas estrategias», dijo Miguens, al referirse a la discusión que existe dentro de la Comisión del Enlace sobre la forma en que continuará la protesta iniciada este domingo.

En este contexto, instó a «insertar realmente al campo en lo que hace a la política oficial» y remarcó que «un país como la Argentina no puede realmente pensar en que puede continuar su crecimiento, su desarrollo sin el sector agropecuario».

El Gobierno ve golpistas

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, advirtió hoy que «hay sectores» que utilizan el conflicto agropecuario para generar un «clima de desestabilización» en el país.

«Acá hay un aprovechamiento con vocación golpista», dado que «algunos sectores presentan el tema como una disyuntiva de continuidad del Gobierno», alertó el Jefe de Ministros.

En declaraciones radiales, destacó que en este conflicto con el sector agropecuario, que lleva 96 días sin desenlace, «si alguien ha escuchado y cambiado cosas es el Gobierno».

Fernández, luego de que anoche ratificara el polémico sistema móvil de retenciones desde la sala de conferencias de la Casa de Gobierno, sostuvo esta mañana que «al fin y al cabo» la pelea con los ruralistas es una «disputa de intereses, de dinero».

Agregó que además «hay sectores que están aprovechando» esa disputa

y disparó contra el dirigente ruralista Alfredo De Angeli, quien según el Jefe de Gabinete, «trabaja de cortador de rutas».

Por su parte, De Angeli manifestó sentirse preocupado por una posible «revolución social».

Al ser consultado sobre los paralelismos con los hechos producidos en diciembre de 2001, dijo que «vamos camino al 2001 con la desocupación del interior. Es muy probable que la convulsión no la tengamos en Buenos Aires esta vez, que sea en el interior».

También dijo que pese a todo, hubiera preferido que el ex presidente Fernando De la Rúa concluyera su gobierno. «Todos los presidentes elegidos tienen que terminar su mandato».

El líder de los chacareros también dijo que el país está «al borde de la anarquía si el Gobierno no empieza a solucionar los problemas. Ya hay dos sectores: el campo y el transporte; viene el desabastecimiento y la desocupación a los pueblos del interior». «Es como si quisieran que el país fuera un caos».sugirió.