·

Tensión en el país por feroz represión a chacareros

El salvaje desalojo de una ruta cortada en Entre Ríos y la detención de Alfredo De Angeli junto a 18 chacareros agravaron la crisis. Fuerzas leales al kirchnerismo se concentran en Plaza de Mayo para enfrentar a los que manifiesten a favor del campo.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

La feroz represión ejecutada por efectivos de Gendarmería contra manifestantes agrarios desató en todo el país un clima de extrema tensión, mientras el gobierno permanece en absoluto silencio.

Durante la arremetida de los gendarmes se produjo la detención del líder ruralista Alfredo De Angeli y 18 chacareros, después de ser fuertemente golpeados y arrastrados por los uniformados. Todos fueron liberados cuatro horas después, pero el accionar de la fuerza armada desató una masiva protesta en toda la zona central del país, que se trasladó a < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Capital Federal donde grupos de una y otra facción se concentran en Plaza de Mayo al caer la tarde.

Los hechos se desataron poco después del mediodía del sábado cuando un efectivo de la Gendarmería nacional leyó a los manifestantes, que estaban sentados sobre la ruta 14, la resolución judicial que ordenaba retirarlos por la fuerza del lugar. Los camioneros autoconvocados decidieron levantar el corte, pero los ruralistas permanecieron sin moverse.

Gendarmería intentó sacar por la fuerza a los manifestantes, golpeando y arrastrando torpemente a varios de ellos, produciendo daños en maquinarias agrícolas y llevándose por la fuerza a diecinueve manifestantes, entre ellos De Angeli.

Tras el episodio, los productores convocados en la ruta decidieron sentarse sobre el asfalto para impedir el paso de vehículos.

Tras cuatro horas de detención, todos los detenidos fueron liberados. El presidente de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angeli, aseguró que «la protesta sigue» y reclamó al pueblo «que se pacifique». Y agregó: «Pedimos al gobierno nacional un diálogo sincero y transparente; agradezco todo lo que han hecho por los 19 detenidos, pero les pido paz, sin embargo, no vamos a dejar de protestar porque están entregando el federalismo».

Marcha a la Rosada

A las 18, grupos de personas de la Capital Federal se acercaban a la Plaza de Mayo para repudiar la detención de productores; el piquetero pagado por el gobierno, Luis D´Elía, convocó a agrupaciones sociales en el mismo lugar y a la misma hora.

El Gobierno dispuso un vallado en los alrededores de la Casa Rosada, con presencia de carros hidrantes y policías motorizados.

Más temprano, en diferentes sitios de la Capital Federal (incluso frente a la Residencia Presidencial) grupos de personas habían organizado aislados “cacerolazos” para manifestar su repudio a la represión y reclamar por “democracia”.

Rechazo desde la oposición

La líder de la Coalición Civica, Elisa Carrió, pidió que Gendarmería se retire de las rutas y la suspensión de la resolución de marzo. Por su parte, el titular de la UCR, Gerardo Morales, sostuvo que el kirchnerismo eligió “el peor camino»


En conferencia de prensa, Carrió pidió el retiro de las fuerzas de seguridad de las rutas y la suspensión de la resolución de marzo que originó el conflicto.

«Se desencadenó una represión terrible frente a un paradigma de protesta no violenta», afirmó. Asimismo, pidió «preservar la vida de todos los argentinos que se están manifestando» por lo que llamó al «cese de la violencia y al retiro de las fuerzas de seguridad».

Por su parte, el titular de la UCR sostuvo que «La detención de Alfredo De Angeli fue la peor manera de intentar solucionar los cortes de ruta. Solo se fomentó la violencia y el enfrentamiento entre argentinos».

En el mismo sentido, los presidentes de los bloques legislativos, Ernesto Sanz y Oscar Aguad, destacaron que «de la crisis no se sale con palos ni con presos. El gobierno debe urgentemente recuperar las condiciones de la paz social».

«Urge pacificar la Argentina, y para ello el único camino es que la Presidente reconozca sus errores y de marcha atrás con las medidas que han desencadenado este conflicto», señala el comunicado.