·

Busca el gobierno frenar la escalada de paros docentes

La gobernadora recibió a un grupo de particulares que imploran se asegure el dictado normal de clases. En tanto, el ministro Rabassa amenazó con denuncias penales por “abuso del derecho de huelga”.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Un grupo de padres de estudiantes de diversos establecimientos escolares de Ushuaia llegaron este lunes hasta Casa de Gobierno para exigir el reinicio normal de las clases.

Los autoconvocados fueron recibidos por < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Gobernadora Ríos a quien elevaron un petitorio que impulsa medidas tendientes a garantizar el derecho de sus hijos a la educación.

Los padres solicitaron formalmente que se decrete la “emergencia educativa” en el ámbito de la Provincia, habilitando los “mecanismos necesarios para tratar una nueva ley educativa con la participación activa de los padres” dentro de un plazo de 60 días, y la “televisación en directo de las reuniones de paritarias entre el Gobierno y el gremio docente”.

La idea, según señalaron los peticionantes, es “poder seguir avanzando en la resolución del conflicto, teniendo en cuenta de que no queremos que nuestros hijos sean rehenes de esta situación”.

En relación a la idea de televisar las reuniones de paritarias, la gobernadora juzgó que “es una muy buena iniciativa y con todo gusto la vamos a llevar adelante si el SAT (Sindicato Argentino de Televisión) colabora con esta tarea”.

Ríos se mostró complacida por la preocupación de los padres en torno de la situación de conflicto en el sistema educativo, y coincidió en que “necesitábamos poder escucharnos, y que ellos se sientan atendidos en su reclamo”, pero apeló a cuestiones puramente ideológicas para desechar la posibilidad de decretar la emergencia educativa.”Es una herramienta que utilizan los gobiernos con otras miradas sobre los problemas, muy diferentes a las que nosotros tenemos de la situación”, se excusó.

Consideró, en cambio, que “hay una cantidad de herramientas legales que deben utilizarse cuando el Gobierno considera que hay ejercicio abusivo del derecho a huelga”.

Respecto de esta cuestión (una de la vías que ha encontrado el gobierno para frenar las huelgas docentes) fue el ministro de Educación quien se animó a lanzar la amenaza.

Jorge Rabassa anunció que desde la cartera a su cargo se efectuarán las denuncias pertinentes ante la justicia para declarar un “uso abusivo del derecho de huelga”, y poder garantizar desde el Ejecutivo el normal dictado de clases.

Ante la confirmación por parte del gremio docente de convocar a un nuevo paro por 72 horas, el titular de la cartera educativa expresó este lunes en conferencia de prensa, que la decisión del ejecutivo de proceder al descuento de los días no trabajados es “irreversible e inexorable”.

En tanto advirtió nuevamente sobre los “perjuicios que representa la acumulación de los descuentos sobre los haberes de los docentes que hayan adherido a todos los días de paro que debimos sufrir en el transcurso del mes de mayo, lo que se verá reflejado en las boletas de junio y julio, alcanzando en algunos casos a cifras muy importantes”.

(Imagen Prensa Gobierno: Ríos, reunida con padres de estudiantes, negó la posibilidad de declarar la emergencia educativa.)