·

ATE levantó las medidas de fuerza

El gremio decidió en Río Grande acatar la conciliación obligatoria dictada por el ministerio de Trabajo. Los Pomys trabajan esta noche y se deberían reanudar las clases desde la mañana.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

La seccional Río Grande de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Asociación Trabajadores del Estado decidió acatar la conciliación obligatoria dictada por el ministerio de Trabajo y deponer todas las medidas de fuerza que llevaba adelante. De tal modo, esta noche se deberán proceder a la limpieza de las escuelas (tarea a cargo de personal del sector Pomys) para permitir el dictado de clases, mientras se procedió a desalojar la delegación del ministerio de Educación que se encontraba tomada por manifestantes.

La decisión del gremio fue anunciada por su asesor legal, José Luis Alvarez, quien admitió que hay reparos formales al dictamen conocido esta mañana, aunque se optó por “dar a la comunidad una señal fuerte de vocación al diálogo” y “no dejar dudas de que desde el gremio somos respetuosos de las instituciones”.

El acatamiento al llamado a acordar ya había sido aceptado por ATSA, con lo que la decisión de ATE suspende por los 15 días legales las medidas de acción directa, lapso en el cual “el gobierno de la Provincia no debería tener más excusas y tendrá que sentarse a negociar con seriedad y propuestas concretas que se compadezcan con la situación de los trabajadores”, propició el abogado de ATE.

En tanto, en Ushuaia, la postura del gremio es más intransigente y no se había confirmado una decisión oficial hasta bien entrada la noche.