·

Aramburu: La conciliación obligatoria no es opcional

El ministro de Gobierno advirtió que la orden de suspender toda medida de fuerza debe ser respetada sin cuestionamientos. “El no acatamiento acarrea sanciones legales” a gremios y trabajadores, amenazó Guillermo Aramburu.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

En el marco de la conciliación obligatoria dictada hoy por el ministerio de Trabajo de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Provincia, el gobierno amenaza con sanciones a los representantes gremiales que desoigan el dictamen.

El ministro de Gobierno Guillermo Aramburu anticipó que habría sanciones a gremios y trabajadores que insistan en sostener medidas de fuerza, por cuanto el acatamiento a la orden de conciliación “no es opcional” para las partes.

Mientras los asesores de los gremios analizan rechazar el dictamen por cuestiones de forma, Aramburu consideró que la desobediencia a la orden del ministerio d Trabajo podría acarrear la eventual pérdida de la personería gremial para los sindicatos rebeldes, en tanto para los trabajadores que no cumplan con la jornada laboral “Será considerada ausencia injustificada” y por lo tanto “pasible de sanciones”.

Por la tarde, el gremio de ATSA ha anunciado la intención de acatar la suspensión de toda medida de fuerza, en tanto ATE insiste en seguir adelante con la protesta.

Revés judicial por descuentos

En otro orden, el ministro Aramburu se refirió a la resolución del juez Guillermo Penza que ordena al Ejecutivo dar marcha atrás con los descuentos en el sector docente. Si bien dijo que “no hemos sido notificados, y sólo tenemos trascendidos al respecto”, adelantó que “cuando tengamos los fundamentos analizaremos recurrirla”.

Argumentó la postura en el hecho de que “en la Provincia hay antecedentes respecto de los descuentos efectuados por realización de medidas de fuerza, sin tener en cuenta la legitimidad de la misma”.

El funcionario señaló que “frente a una medida de acción directa, por parte de la entidad sindical, corresponde el descuento de la tarea incumplida”, y remarcó que “esto no significa una sanción para quien ejerce legítimamente su derecho constitucional de huelga”.

Por otro lado recordó que “nosotros, en este caso, además de ser el empleador somos el Estado y representamos a la comunidad en general. Así que es necesario que adoptemos las medidas que por derecho corresponden”.

Aramburu desestimó la posibilidad de suspender los descuentos anunciados por los días de paro en el marco de las negociaciones que se llevan adelante, “porque ya intentamos hacerlo una vez, en función de avanzar con el diálogo para descomprimir el conflicto y eso no fue devuelto en los mismos términos por los sindicatos. Así que, si volvemos a hacerlo es muy probable que se reproduzca el mismo escenario”.

Escuchar Audio