·

Boca mereció más que el 2 a 1 ante Cruzeiro

Dominó todo el partido, pero sufrió en defensa lo que desperdició adelante. El árbitro dio por terminado el partido en el descuento, por agresión a uno de los líneas.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Boca Juniors le ganó este miércoles a Cruzeiro, de Brasil, por < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />2 a 1, en el encuentro de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

Juan Román Riquelme, a los 6 minutos del primer tiempo, puso en ventaja al equipo ’xeneize’. A los 19’ de la segunda etapa, Jesús Dátolo amplió la diferencia, pero a los 32’ Fabricio puso el tablero 2-1.

El árbitro uruguayo Jorge Larrionda decidió dar por terminado el encuentro en el tiempo de descuento, luego de que uno de sus colaboradores fuera agredido por un objeto que cayó de la tribuna.

Antes del partido se realizó un minuto de silencio en homenaje a «La Raulito«, una emblemática hincha de Boca, quien falleció en la fecha.

La revancha se disputará el miércoles próximo en el estadio Mineirao,

de Belo Horizonte. El ganador de esta llave se medirá en cuartos de final con el venceder del cruce entre Lanús y Atlas de México.

Golpeado en el torneo local, tras la derrota ante San Lorenzo de Almagro por 1 a 0, pero con la mística copera que lo acompañó en las últimas ediciones del certamen continental, Boca afrontó el desafío con su máximo potencial.

En tanto, el poderoso equipo brasileño llegó al choque en el estadio xeneize con la satisfacción de haber derrotado el último domingo por el torneo de Minas Gerais a su máximo rival, Atlético Mineiro, por 5 a 0.

Además, había ganado la primera fase de su grupo con gran solvencia, cayó derrotado sólo una vez, 5 a 1 ante Real Potosí, en la altura boliviana, cuando ya estaba clasificado.

Con firme actitud salió Boca, moviéndose al compás de su estratega, Riquelme. Y fue Román, precisamente, el que abrió el tanteador a los 6 minutos, al conectar un centro de Alvaro González.

Boca sorprendió al Cruzeiro, que mucho en reaccionar. En la primera etapa, al conjunto brasileño pareció sentir el «rigor» de una Bombonera repleta.

Martín Palermo, a los 15 y 34 minutos, estuvo cerca de aumentar, mientras que la única llegada clara del equipo brasileño en el período inicial se produjo a los 24’, con un remate desviado de Wagner.

Insistió Boca en el segundo período y en pocos minutos tuvo tres chances netas de gol. Primero, Rodrigo Palacio definió mal y enseguida un tiro de Palermo dio en Espinoza y otro salió apenas desviado.

Replicó Cruzeiro a través de Wagner, cuyo disparo pasó cerca de un palo. Poco después Palermo, habilitado por Palacio, sacó un remate que se fue por arriba del travesaño.

A los 19 minutos volvió a estallar «La Bombonera«. Dátolo armó una gran jugada por el sector izquierdo y dentro del área definió con un tiro corto. Golazo.

Por momentos dueño absoluto del partido, el equipo de Carlos Ischia siguió desperdiciando posibilidades. A los 27 minutos, por ejemplo, un derechazo de Palermo se estrelló el palo derecho de Fabio y posteriormente Alvaro González mandó la pelota lejos de la valla.

No obstante el dominio de Boca, Cruzeiro descontó con un disparo de media distancia de Fabricio, a los 32 minutos. La pelota rebotó en el uruguayo González y descolocó a Mauricio Caranta.

Finalmente, Boca ganó con lo justo. El resultado no reflejó lo que este miércoles exhibieron uno y otro equipo. De esta manera quedó abierto el interrogante para la revancha en el Mineirao.

(Imagen AFP: Palermo sufre el tiro en el palo que pudo ser el 3 a 0 para Boca)