·

La increíble derivación del “secuestro” de Masnú

El secretario de Educación fue retenido por la fuerza durante varias horas en una oficina del ministerio de Trabajo, por dirigentes del Sutef. Desde el ARI ahora afirman que por ello se vio imposibilitado de gestionar en Buenos Aires una solución al problema. Cuesta calificar situaciones como la presente, que tienen en vilo a toda una provincia.




La gacetilla tiene origen en la oficina de prensa de la diputada nacional del ARI Nélida Belous. Redactada a modo de pieza periodística, contiene una volanta que indica “Perdió el avión al ser retenido por dirigentes del SUTEF en el Ministerio de Trabajo”. A continuación el título reza (en mayúsculas) “SE TRABAN LAS NEGOCIACIONES EN NACIÓN POR AUSENCIA DE MASNÚ”


El cuerpo de la nota amplía expresando que “Las negociaciones con Nación para gestionar los fondos para afrontar el aumento del 24% que pretende el sector docente, se vieron hoy trabadas debido a la ausencia del Secretario de Educación provincial, Daniel Masnú, quien no pudo asistir a la audiencia pautada para hoy con el Ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, luego de ser retenido por dirigentes del SUTEF en la sede del Ministerio de Trabajo hasta altas horas de la madrugada”.


El funcionario del gobierno provincial tenía como misión dialogar en sede del ministerio de Trabajo una salida a la crisis que tiene semiparalizado al sector decente. Pero el mal resultado de las conversaciones motivó que los dirigentes gremiales apelaran al irracional método descrito, tomar como “rehén” dentro de la oficina pública a Masnú, situación que se extendió por varias horas.



La gacetilla hecha llegar a los medios por la oficina de prensa de la Diputada continúa refiriendo que “Finalmente, Tedesco recibió en forma excepcional a la senadora María Rosa Díaz, la diputada Nélida Belous y la legisladora Elida Deheza, quienes expusieron al Ministro las razones de la ausencia de Masnú”. “El Ministro explicó que el Ministerio no posee fondos para incrementos de sueldos, salvo para aquellas provincias que se encuentren debajo del piso del 24% estipulado en la paritaria nacional, que no es el caso de Tierra del Fuego”. “Por tal motivo, la finalidad del encuentro con Masnú era la entrega de un informe certificando el déficit provincial, para que Tedesco pueda gestionar en el Ministerio de Economía un aumento de la partida presupuestaría, hecho frustrado dada la imposibilidad del Secretario de Educación de abordar el vuelo que lo trasladaba a Buenos Aires”.



No es fácil imaginar la reacción del funcionario nacional, mientras se le relataban las razones de la ausencia del secretario de Educación, emisario de tan relevante misión.


Cuesta imaginar que un legislador provincial (¿será que “andaba por ahí, vio una silla vacía y se sentó?) pueda constituirse en subrogante del funcionario agendado para cumplir el mandado, de cuyos resultados depende todo el sistema educativo en la provincia.



Lo que no es difícil suponer es que resulta muy poco probable que en el gobierno Nacional se tomen con seriedad la crisis que atraviesa la provincia más chica del país, que se avengan a realizar esfuerzos extraordinarios para aportar a la solución cuando estamos dominados por el infantilismo y la irracionalidad en las relaciones institucionales y además lo vamos a exhibir en la Casa Rosada con una ingenuidad que espanta a los propios y divierte a los ajenos.



No cabe duda de que los métodos de reclamo del gremiodocente recorre desde hace años senderos empedrados por el exceso, el egoísmo, la insensatez y –muchas veces- la violencia. Pero frente al extravío de sus opositores, al gobierno sólo le cabe reforzar su madurez, su templanza, su inteligencia y su capacidad de gestión, so pena de acabar todos atrapados en el cieno de la ridiculez, mientras una provincia se cae a pedazos.