·

Copa Davis, la primera alegría

David Nalbandian le dio el primer punto a la Argentina ante Suecia, al vencer a Johansson por 6-2, 5-7, 6-4 y 6-2

Aunque con algún pequeño tropiezo, el primer paso está dado en la serie de Copa Davis ante Suecia. David Nalbandian, el singlista número uno del equipo argentino, hizo su parte ante Thomas Johansson: se impuso por 6-2, 5-7, 6-4 y 6-2 y puso el 1-0 en favor de la Argentina.

A pesar de haber sido un triunfo trabajado, que requirió mayor esfuerzo del que se esperaba a priori, Nalbandian cumplió con su parte y dejó en buena posición a José Acasuso para el segundo punto. Fue el decimocuarto triunfo del rey David en singles por la Ensaladera de Plata y el séptimo en Buenos Aires.

La victoria del cordobés nunca estuvo en dudas en las casi tres horas que duró el match. Si bien sufrió zozobras, mostró muchos altibajos y no pareció estar conforme con la cancha -pesada, húmeda y con algunas imperfecciones en los piques-. No obstante, lo acompañó esa mentalidad ganadora característica en él y el constante apoyo de los casi 9 mil espectadores que acompañaron al equipo argentino en el Parque Roca.

Tras un primer set totalmente favorable -con dos quiebres se impuso rápidamente 6 a 2-, tuvo algunas desconcentraciones en la segunda manga. Discutió con el umpire Jake Garner en el décimo game durante varios minutos y Johansson aprovechó su momento para igualar las acciones con un 7-5.

El tercer parcial tuvo una tónica similar. Los altibajos no desaparecieron en el juego del argentino, pero aun con dificultades para imponer su estilo de contragolpe agresivo. Cuando el sueco servía 4-5, Nalbandian quebró para llevarse el set por 6-4.

Ya con la ventaja de dos sets a uno, al cordobés se lo vio más suelto. Johannson, por su parte, tuvo un desempeño parejo a lo largo del partido, pero siempre un escalón por debajo de David. Con otros dos quiebres de servicio -en el 6°y 8° juegos-, la Argentina selló el partido con un 6-2 tras 2 horas y 56 minutos de juego.

Poner el 1-0 era lo que importaba y Nalbandian lo consiguió. Sólo él sabrá las energías que le consumió el hecho de jugar tres horas y pelear un partido más de lo que imaginaba pensando en el dobles de mañana. Pero el primer punto se fue del lado argentino tal como se preveía.

Así lo reflejó el propio David tras la victoria. «Es importante empezar la serie arriba. ¿La pierna? Por ahora, está bien. Vamos a descansar para estar el 100% para mañana».

Fuente: La Nación