·

La antorcha olímpica llega hoy a Buenos Aires

El recorrido, que contará con la presencia de Diego Maradona, será el segundo y último por una ciudad de América en su viaje hacia Beijing. El operativo de seguridad contará con más de 5.700 efectivos, que buscarán prevenir manifestaciones de activistas pro-tibetanos.

La antorcha olímpica llegará hoy a Buenos Aires para su segundo y último paso por una ciudad de América en su viaje hacia Beijing, un recorrido que se realizará mañana en medio de grandes medidas de seguridad en previsión de planeadas protestas contra China.

Fuentes del Comité Olímpico Argentino (COA) dijeron que la antorcha llegará al aeropuerto internacional de Ezeiza en horas de la tarde en el mismo avión privado con el logo de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 en el que es trasladada de una a otra de las ciudades de 20 países por donde pasará, incluida China.

No habrá ningún acto oficial al arribo de la antorcha procedente de la ciudad estadounidense de San Francisco.

La llama olímpica pasará la noche en un lugar secreto hasta el recorrido del viernes, agregaron las fuentes.

El periplo de 137.000 kilómetros de la antorcha hacia Beijing es el más largo de la historia de los Juegos Olímpicos, y aunque su objetivo es realzar el entusiasmo por el evento deportivo, desde su inicio mismo fue aprovechado por grupos que protestan contra la situación de los derechos humanos de China.

Movimientos que se oponen a que el gigante asiático sea anfitrión de los Juegos anunciaron ayer en conferencia de prensa conjunta en Buenos Aires una serie de «acciones sorpresa» para manifestarse durante el recorrido, aunque descartaron protestas violentas como las registradas esta semana en Londres y París.

Ayer, las autoridades de San Francisco acortaron y modificaron sobre la marcha el recorrido de la llama por razones de seguridad, en una decisión que logró alejarla de quienes querían protestar contra China pero también de frustrados espectadores que esperaron horas para asistir a un histórico evento que nunca llegó.

El domingo pasado, en Londres, un manifestante intentó arrebatar la antorcha a un relevista y otro quiso apagarla con un matafuego, en medio de una auténtica batalla campal entre manifestantes y policías.

Un día después, en París, los organizadores del recorrido se vieron forzados a apagar la antorcha y ponerla a resguardo en un colectivo cinco veces y a suspender el último tramo de la ruta parisina debido a violentas protestas al paso de la llama.

La representación argentina de la organización internacional Relevo de la Antorcha de los Derechos Humanos anunció ayer que mañana realizará un «contra-recorrido» con una antorcha que simboliza los derechos humanos en sentido contrario al planeado para la antorcha olímpica por Buenos Aires.

Pese a las promesas de acciones pacíficas, el gobierno porteño diseñó un operativo de seguridad sin precedentes que movilizará a más de 5.700 personas vinculadas a la seguridad, entre ellos 1.200 policías, 1.500 efectivos de la Prefectura Naval y 3.000 colaboradores, entre empleados públicos y voluntarios.

Con Diego Maradona anunciado como primer antorchista, la llama irá desde Puerto Madero Sur hasta el Club Hípico Argentino.