·

El piquete de Velázquez y una pregunta sin respuesta

La comitiva fueguina de activistas identificados con el gremio de Camioneros aparece retratada en el diario Perfil. Recuerda que son los mismos que protagonizaron un escándalo cuando Cristina K visitó Río Grande.


En el marco de la cobertura del acto en Plaza de Mayo que se efectúa hoy, el diario Perfil hace alusión a la comitiva de activistas que lleva al Sindicato de Camioneros a Buenos Aires.



Aunque la mayoría de ellos se movilizaron en autos, camionetas y por avión, el diario afirma que partieron en camiones “esta mañana de la isla y no pararán hasta llegar a la Plaza de Mayo. En la ruta se unirán con otros camiones que vienen para el acto K”.



“Al mando de sus camiones –describe la nota- los fueguinos encabezados por el secretario general del gremio Pedro Abel Velásquez (hermano del legislador provincial Luis Velásquez que saltó del radicalismo al kirchnerismo hace poco tiempo), llegarán con el tiempo justo para decir “presente” en el acto masivo que organiza el Gobierno para apoyar a Cristina”.



“La procesión camionera del fin del mundo deberá pasar cuatro fronteras (dos argentinas y dos chilenas), surcar el estrecho de Magallanes en una barcaza y recorrer miles de kilómetros, casi sin detenerse, para llegar.



En su paso por la Patagonia, según deslizaron, se reunirán con otras delegaciones del gremio de otras provincias, conformando un “camionazo” a favor del Gobierno”, ilustra el artículo del diario porteño.



Más abajo, Perfil recuerda a sus lectores que “Estos mismos camioneros son los que protagonizaron escándalos y corridas en la penúltima visita de Cristina Kirchner a Tierra del Fuego, cuando se trenzaron en una batalla campal, mientras la entonces electa presidenta (aún no en ejercicio de su mandato) daba un discurso en la ciudad de Río Grande.”



Lo curioso es que, debajo de la nota, se encolumnan una serie de comentarios de los lectores que centran su preocupación en el origen de los fondos que financian esta aventura camionera, respuesta que nadie ha dado ni parece que fueran a dar.