·

Alerta en el continente blanco

Existe marcada preocupación por el desprendimiento de un gigantesco bloque de hielo en la Antártida. El témpano, de unos 415 kilómetros cuadrados de superficie, había comenzado a desprenderse a fines de febrero. Los científicos aseguran que a pesar de que se trata de un fenómeno natural, es un indicio de las consecuencias del calentamiento global.

Las imágenes de satélite revelan la desintegración de un trozo de 415 kilómetros cuadrados en el oeste del continente antártico, proceso que empezó el 28 de febrero. Es el extremo de la plataforma de hielo de Wilkins, que ha estado allí quizás unos 1.500 años. < ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Esto es resultado del calentamiento global, dijo el experto David Vaughan del British Antarctic Survey, un instituto encargado de realizar investigación científica del continente blanco.

Como los científicos divisaron las imágenes de satélite horas después que comenzó el fenómeno, desviaron las cámaras para enfocarlo e incluso lo fotografiaron desde un avión.

«Es algo que no se ve con frecuencia», comentó Ted Scambos, científico jefe en el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo en Boulder, Colorado. «Las grietas se llenan de agua y se cortan y desploman».

Aunque los témpanos se desprenden naturalmente de la plataforma, desplomes como éste son inusuales pero se están dando con más frecuencia en las últimas décadas, dijo Vaughan.

El resto de la plataforma de Wilkins se mantiene de manera precaria y los científicos temen que también pueda desprenderse. Otros fenómenos similares ocurrieron en 1995 y el 2002.

Los científicos dicen no estar preocupados de que aumente el nivel del mar por el desprendimiento actual, pero agregan que es un indicio de que se agrava el calentamiento global.

Fuente: www.losandes.com.ar