·

El duro oficio de ser un radical peronista

El vicepresidente Julio Cobos sale a recorrer el país con su proyecto filo-peronista, mientras crecen los rumores sobre su renuncia. El diario Perfil, en tanto, lo sorprendió en Misiones gozando vacaciones pagadas por un gremio.

<“Hemos venido a conocer, pasear, descansar y disfrutar”, dijo Cobos antes de reunirse para escuchar a los empresarios y violar la Ley de Etica Pública.>


El texto, parte de una extensa nota del diario Perfil, refiere a las minivacaciones del Vicepresidente de la Nación que, en plena crisis agropecuaria, se fue a descansar, aprovechando que “Desde la Asociación Hotelera, Gastronómica y Afines de Iguazú (AHGAI) reconocieron que corrieron con todos los gastos y la organización”, refiere el mismo diario.


Al mismo tiempo, el diario La Nación habla de su “escabrosa” relación con el matrimonio Kirchner, revela que entre sus allegados se maneja la posibilidad de renunciar al cargo y advierte que “El motivo de los deseos de Cobos de dar un portazo no sería otro que la ofensiva justicialista contra su gestión y algunos de los funcionarios que la integraron. Concretamente, al ex gobernador le preocupan los cuestionamientos por el manejo de los créditos que entregó el Fondo para la Transformación y el Crecimiento en los últimos años”.


Respecto de la posible dimisión del conflictuado vicepresidente, el diario Los Andes de Mendoza cuenta que, ante la consulta de ese medio, Cobos respondió “escuetamente”: «Jamás consideré esa posibilidad. El pueblo me ha elegido para trabajar junto a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por estos cuatro años y es lo que haré, contra viento y marea«, le dijo el principal mentor del radicalismo K al diario mendocino, dando espacio a la versión que habla de una fuerte embestida del peronismo gobernante en contra de sus intenciones políticas.


Lo cierto es que, empeñado en cumplir su promesa de entregarle el Radicalismo en bandeja a los Kirchner, Cobos no puede con sus propios problemas y empieza a ver su imagen cada vez más enturbiada, aunque no ceja en el empeño de dar forma al engendro.




En busca de adhesiones


Mientras Cobos resiste las embestidas dentro del gobierno, su intención sigue siendo la de tomar el poder partidario para llevar al Radicalismo hacia una postura ligada al partido gobernante.


En medio de sus vacaciones, comenzó en Misiones los contactos para sumar voluntades a su proyecto y presentar al sector filo-kirchnerista en las internas del partido radical.


Según anticipa Los Andes “Los radicales K comenzarán a recorrer el país para sentar las bases del movimiento nacional que lanzaron el 15 de marzo con el objetivo de llegar a la conducción del partido”.


En tanto, la conducción de la UCR prepara un seminario para mayo en Villa Carlos Paz, Córdoba, donde se debatirá el futuro del partido con vistas a la Convención Nacional que se realizará en julio en la que se reformará la Carta Orgánica partidaria.


Los radicales K pedirán una reunión al titular del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales, para presentarle formalmente el nuevo movimiento y avanzar en su exigencia de elecciones internas.


La misma información dice que “La mesa chica de la Concertación tiene previsto reunirse en Tierra del Fuego después de Semana Santa para sumar a su corriente a los radicales de esa provincia”, donde el intendente Martín y un grupo de sus seguidores insisten en copar el Distrito participando de las elecciones internas en las que, por ahora están inhibidos de inscribirse por haber sido eliminados del padrón, precisamente por su manifiesto apoyo al peronismo.