·

La violencia en el fútbol se cobró otra víctima

El vicepresidente de Vélez, Julio Baldomaro Bianchi, confirmó que un hincha fue asesinado camino al Nuevo Gasómetro. La víctima fue identificada como Emanuel Alvarez, de 21 años. La parcialidad visitante generó incidentes y Baldassi debió suspender el partido frente a San Lorenzo

El vicepresidente de Vélez Sarsfield, Julio Baldomaro Bianchi, confirmó a los periodistas presentes en la cancha de San Lorenzo la muerte de un simpatizante del conjunto de Liniers y lo identificó como Emanuel Alvarez, de 21 años.

Baldomaro Bianchi dijo que el responsable de seguridad que acompaña a los hinchas del conjunto de Liniers le informó que un joven había muerto y que también otros simpatizantes resultaron heridos tras un ataque a balazos que sufrieron desde «La Quemita», el predio donde se entrena Huracán.

El partido entre San Lorenzo y Vélez Sarsfield fue suspendido debido a que los simpatizantes del conjunto de Liniers rompieron el alambrado olímpico del estadio Nuevo Gasómetro.
Los hinchas de Vélez presionaron para que se suspendiera el cotejo cuando se enteraron de lo sucedido en las inmediaciones del Nuevo Gasómetro.

«No fue un enfrentamiento entre barras»

Eduardo Capucheti, jefe de seguridad de Vélez, dijo a Télam que «no fue un enfrentamiento de barras. Fue un solo balazo. Creo que de un calibre 22».

Capucheti, que acompañaba a los micros en un auto, aseguró: «lo atendimos enseguida con Bernardo (otro miembro de la seguridad de Vélez) hasta que llegó la ambulancia. Fue una mala suerte increíble. Le dio justo en el corazón. No salía sangre».

«No salió de la Quemita. Salió de enfrente, de unos pastizales. Parece que un tipo se tiro al piso y disparó», expresó el jefe de seguridad de Vélez, quien agregó que ya había informado del episodio a los dirigentes.

La versión de Capucheti contraría otras versiones que hablaban de una balacera contra los micros que trasladaban los hinchas de Vélez al estadio Nuevo Gasómetro.

«Jugar el partido era para peor»
Hernán Pellerano, defensor de Vélez Sarsfield, justificó la suspensión del partido contra San Lorenzo al afirmar que, a raíz de los hechos de violencia registrados, «jugarlo era para peor».

«Nuestras familias están ahí. Si se juega, es para peor. Mejor que no se juegue porque todo va a terminar mal», expresó Pellerano.

El mediocampista Marcelo Bustos, en tanto, sostuvo que la parcialidad de Vélez no quería que el partido se jugara.

«Ellos no quieren que se juegue. Así es muy difícil. Hay que pensar primero en la gente y después en el partido», expresó.

Antes de la hora de inicio del encuentro entre San Lorenzo y Vélez se registraron graves hechos de violencia en los alrededores del estadio de Liniers.

Fuente: Telam