·

La Patagonia vive su propio boom economico

La devaluación del peso y el precio de bienes y servicios que se producen en la región llevó a empresas grandes y Pyme a realizar importantes exportaciones

La Patagonia convive, desde hace unos años, con una suerte de boom económico que ha impulsado innumerables proyectos productivos, anclados en un contexto en el que los bienes y servicios que allí se producen, en su mayoría, son cotizados en el exterior. < ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Existen proyectos que envuelven millones de dólares como los petroleros, los mineros o los turísticos, junto a los que conviven Pyme o emprendimientos familiares como chacras que producen frutas finas o criaderos de truchas que aprovechan el agua clara y gratuita que corre debajo del río Colorado.

Y hay más: tecnológicos, en Ushuaia; forestales, en Chubut; laneros, en toda la meseta, o vitivinícolas, en Neuquén o en Río Negro; pesqueros, en la costa, y marítimos en los puertos. Según destaca un artículo publicado este domingo por el diario La Nación, algunos planean aprovechar el viento con enormes molinos, y otros ya exportan sus servicios petroleros a otros países de América latina.

Sólo a Santa Cruz llegan cerca de 300.000 turistas, el 44% de los cuales son extranjeros, que realizan un gasto promedio de u$s150 diarios por persona, lo que representa una millonada si se anualiza, consigna el matutino. En la última década, el turismo tuvo un crecimiento sostenido del 12% en la tierra más kirchnerista de la región.

En tanto, el petróleo, que si bien ha registrado una caída en las exportaciones, ha desarrollado decenas de empresas que prestan sus servicios a las grandes compañías. El patentamiento de autos no ha parado de crecer. Según datos publicados por el diario, en Chubut, los autos 0 kilómetros que se patentaron en 2007 crecieron un 19,89%. En Neuquén y en Tierra del Fuego, alrededor de un 19%; en Río Negro, un 31%, y en Santa Cruz, un 37 por ciento.

Pero más allá de estos números, que se parecen a los de otras regiones del interior, uno de los cambios que se están dando es en las pequeñas y medianas empresas, muchos de ellos emprendimientos familiares, que han decidido cambiar de escala para mirar al exterior.

Asociadas para reunir volumen o compartir misiones comerciales, las Pyme de Chubut interesadas en ubicar su producción en el mercado exterior generan estrategias orientadas a saltar uno de los principales inconvenientes a la hora de cerrar una operación comercial: los altos costos que demanda el traslado a destino de los productos debido a los escasos medios de transporte en la Patagonia.

«Las que sufren con mayor frecuencia estos inconvenientes en Chubut son las Pyme que salen al mercado ofreciendo productos estacionales. Otras industrias, como la metalmecánica, muy desarrollada en la provincia, biocombustibles o energías renovables, no sienten tanto el efecto por el perfil de producto que ofrecen», explicó a La Nación Eduardo Arzani, ex subsecretario de Comercio Exterior de Chubut y actual secretario de Producción e Inversión de Comodoro Rivadavia.

Las pequeñas y medianas firmas chubutenses salieron en busca de soluciones. Un caso es el de la empresa Make It Happend, integrada por cuatro socios que exportan una línea de dulces artesanales y frutas en almíbar al mercado exterior.

«Nuestra línea se llama Patagonia Berrie y la producción se realiza desde una chacra ubicada en la localidad de El Hoyo. Allí trabajamos desde el año 2003», contó Nicolás Lanusse, miembro de la firma.

Antes de mirar fronteras afuera, el emprendimiento producía los dulces El Monje, en frascos redondos y con una gráfica en sus envases muy típica del sur argentino. Pero llegó el momento de la exportación. La firma cambió los envases redondos por otros hexagonales, que encajaban mejor a la hora de pagar por una logística que los transportara, y mudó su nombre para el mercado externo en Patagonia Berries. Actualmente, esta Pyme exporta un promedio de 25.000 frascos por año y llega a España, Venezuela y Japón.

Otro caso es el de las Pyme de la cuenca del golfo San Jorge. Unos 50 empresarios de Chubut ya cerraron alguna operación comercial con el exterior o están en vías de concretarla, sobre un total de 190 instaladas en el parque industrial, consigna el matutino. El armado de productos petroleros, equipamiento de tornería o capacitación del personal que realiza tareas específicas dentro de los yacimientos es parte de la materia exportable de la cuenca.

A su vez, las Pyme que prestan servicios petroleros a las operadoras que explotan los yacimientos de esta cuenca decidieron asociarse y formar Prochubut.

Fuente: infobaeprofesional.com