·

El coraje de Caracas castigó la mezquindad de San Lorenzo

Los venezolanos derrotaron con claridad por 2-0 al equipo de Ramón Díaz, que propuso un planteo muy defensivo; Tula y Torres, expulsados

El esperado comienzo de San Lorenzo en la Copa Santander Libertadores 2008 resultó demasiado negativo. De su paso por Venezuela en la apertura del Grupo 1 se trajo una derrota por 2-0 ante Caracas, dos expulsiones y, especialmente, una imagen demasiado pobre para un equipo con aspiraciones a dar el golpe continental que tanto anhela.

Entre el planteo mezquino de San Lorenzo y las limitaciones de los venezolanos, el desarrollo del primer tiempo transmitió más pena que emoción. Caracas tenía el dominio territorial del juego, en parte por su obligación por el hecho de ser local, pero también porque el equipo visitante le cedió el manejo de la pelota. Es que Ramón Díaz optó por un esquema defensivo: cuatro defensores, cuatro volantes en el medio campo, Andrés D Alessandro algo más adelantado y Andrés Silvera como único delantero.

Así, Caracas avanzaba más pero no llegaba con peligro hasta el arco de Agustín Orion. Por la derecha desbordaba Luis Vera, pero sus centros terminaban en las cabezas de Sebastián Méndez y Jonathan Bottinelli, los defensores centrales de San Lorenzo. Justamente dos impactos de Pablo Bastianini, uno contenido por el arquero cuando el partido se acomodaba y otro que salió desviado cerca de la media hora, fueron los primeros y tibios intentos de Caracas.

De San Lorenzo, poco y nada. Tres remates de larga distancia de distinto final: uno de Aureliano Torres muy alto, otro de D Alessandro débil que contuvo sin inconvenientes Vicente Rosales, y un tercero de Silvera que se perdió desviado.

La etapa inicial entraba en su recta final cuando dos acciones cambiaron el rumbo del cotejo. Un rechazo corto en defensa lo aprovechó Ronald Vargas y, en la única acción de ataque precisa de la etapa, venció con un zurdazo bajo a Orion. Iban 39 minutos, tres antes de que Cristian Tula le cometiera una fuerte falta a Bastianini: era un intermedio entre una tarjeta amarilla o una roja, pero el árbitro Alberto Duarte decidió expulsar al defensor de San Lorenzo.

Con la derrota inesperada, Ramón Díaz movió el banco en la segunda mitad, pero sin incluir un delantero: salió Diego Rivero, un volante con vocación ofensiva, e ingresó Adrián González, un mediocampista más defensivo. San Lorenzo se afirmó, pero no sumó potencia. Se adelantó algunos metros en el terreno y el encuentro ganó en intensidad. Jorge Ortiz tuvo una oportunidad a los 12 minutos, con un remate cruzado desde fuera del área chica que despejó Rosales. Los venezolanos, con más espacios, no cambiaron su libreto: toques cortos e inofensivos, aunque su público disfrutaba y regalaba desde las tribunas varios «ole».

El partido estaba planteado con claridad. Los locales, con más espacios, necesitaban afinar un poco la precisión del último pase para aumentar. San Lorenzo esperaba que un error rival o una genialidad propia le permitiera empatar un cotejo que cada vez miraba con menos protagonismo.

Como suele suceder, se impuso la lógica y llegó el segundo tanto de Caracas, a los 24 minutos: un córner encontró un anticipo de José Mera, y su cabezazo le cayó en los pies a Rafael Castellín en el área chica; allí, el delantero, luego de un primer toque rechazado por Orion, marcó el segundo con un toque corto.

A los 28 minutos, Ramón Díaz se animó a introducir la primera decisión táctica ofensiva del juego: ingresó Bernardo Romeo en lugar de Aureliano Torres. La variante mostró una tibia reacción, pero ya era demasiado tarde. Quedó tiempo para otra expulsión: la de Juan Manuel Torres. No se pudo torcer una historia que comenzó a escribirse mucho antes. Exactamente cuando los equipos mostraron sus cartas y las ambiciones de sus planteos apenas el árbitro Duarte dio el pitazo inicial.

6 partidos lleva San Lorenzo en el año sin ganar: en el verano perdió con Racing y River e igualó con Boca e Independiente; en el Clausura cayó con Newell´s.

EL DATO
Una estadística muy pobre en el torneo continental

Nueve partidos lleva San Lorenzo sin ganar en la Copa. La última vez fue el 12 de marzo de 2002: 5-1 a Real Potosí, de Bolivia, en el Nuevo Gasómetro.

LAS TARJETAS
Un dato negativo: la racha de jugadores expulsados

Siete expulsados lleva San Lorenzo en los últimos cinco cotejos. En partidos oficiales: Ortiz contra Newell s, y Tula y J. Torres, ayer.

EL REGRESO
El plantel se quedará dos días más en Venezuela

San Lorenzo se quedará dos días en Venezuela y volverá al país pasado mañana, para recibir el sábado próximo a San Martín (SJ).

Fuente: La Nación