·

Quiénes financiaron la campaña presidencial

Laboratorios y prepagas fueron los que más aportaron

Numerosas empresas de salud y de la industria farmacéutica, bancos, hombres de los negocios pesqueros y de la construcción, y directivos de asociaciones empresariales y de firmas contratistas del Estado fueron los grandes aportantes de la campaña de Cristina Fernández de Kirchner.

Entre todos, unas 175 personas y alrededor de 162 empresas, aportaron 12.740.001 pesos, la mayor parte de los 14.941.563 pesos que gastó la Presidenta durante la campaña. El desembolso proselitista del oficialismo fue mayor que el del resto de los candidatos.

Los datos surgen de los informes de financiamiento de campaña que los partidos presentaron ayer ante la justicia electoral. En otras palabras, es lo que los candidatos declaran haber recibido y haber gastado. Según esa información, el ex gobernador de Neuquén Jorge Sobisch gastó 6.257.392 pesos y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, 2.206.625 pesos.

Los balances de Elisa Carrió, Alberto Rodríguez Saá y Ricardo López Murphy no estuvieron accesibles anoche, pero de acuerdo con lo que pudo reconstruir LA NACION con los apoderados partidarios, la líder de la Coalición Cívica desembolsó 3.489.207 pesos, el gobernador de San Luis, 9.886.534 pesos, y el dirigente de Recrear, 1.296.621 pesos. De todos los candidatos, el que peor invirtió fue Sobisch, que obtuvo el 1,41 por ciento de los votos, a razón de 23,3 pesos por sufragio.

La mayor parte de la campaña de la Presidenta la financiaron las empresas. En total, pusieron 10.079.767 pesos. En la lista de aportantes las que más pusieron son Sitrack.com, de Pescarmona, y Creaurban, de Angelo y Fabio Calcaterra, sobrinos de Francisco Macri y primos de Mauricio Macri.

Creaurban formó parte del Grupo Socma hasta que, hace unos años, Macri padre decidió vendérsela a sus sobrinos. Ambas firmas aportaron 398.948 pesos para que la campaña de Cristina Kirchner pudiera tener más afiches, más spots publicitarios y mejores condiciones de movilidad.

La tercera empresa que más puso, siempre según el informe oficial, es Marsans Internacional Argentina SA, una firma de turismo que es propiedad del grupo que maneja Aerolíneas Argentina.

Otras tres compañías que aportaron más de 300.000 pesos tienen que ver con el mercado de la salud, uno de los sectores que más dinero desembolsaron a la campaña. Figuran las farmacéuticas Global Pharmacy Ser SA y Multipharma y la empresa de servicios de salud Bristol Park SA. Cada una de ellas donó 310.000 pesos a la campaña del oficialismo.

Del mercado de la salud también figuran en la nómina de aportantes Fideisalud (100.000 pesos), Swiss Medical (80.000), Medicus (80.000), Iter Medicina (310.000), Droguería Urbana (310.000), Galeno (80.000), Nucleo Farma (100.000), Global Pharmacy (310.000), Audifarm (100.000), Medic Técnica Santa Bárbara (50.000), Framaline SA (77.500), Seacamp (200.000), Droguería La Plata (50.000), Droguería Unifarm (100.000) y All Medicine (160.000), entre otras.

El dueño de Multipharma, Carlos Torres, también es uno de los mayores aportantes individuales: puso 170.000 pesos. Con su mismo documento, aunque con el apellido Torresin, también se hizo una donación individual de 155.000 pesos. Un caso similar es el de Julio Pose, un empresario de la publicidad que aportó 170.000 pesos. Con su mismo DNI pero con el apellido Posse, figura un desembolso de 155.000 pesos.

Accionista

Otro de los grandes aportantes individuales es Néstor Otero, principal accionista de TEBA, concesionaria de la terminal de ómnibus de Retiro, entre otras cosas. La ley 26.215, que pone un límite de gastos de aportes de 400.000 a las personas y de 800.000 a las empresas, prohíbe las contribuciones o donaciones de empresas concesionarias de servicios u obras públicas.

También se observan nombres como los de Carlos Wagner (5000 pesos), presidente de la Cámara de la Construcción y accionista de Esuco SA, uno de los grandes contratistas del Estado en obras de infraestructura.

Un caso extraño es el de los bancos. En el informe presentado antes de las elecciones aparecían en la lista los bancos Comafi (5000 pesos), De Crédito (5500), Privado (5000), Hipotecario (5000), Industrial (5000), Piano (5000), Patagonia (5000) y hasta de Adeba (5000). Pero no están en el informe final.

Otro ámbito consustanciado con la candidata Kirchner fue el de la industria pesquera. En la nómina hay directivos de la Cámara Langostinera Patagónica (1000 pesos), el empresario Guillermo Jacob (1000) y la Cámara de Armadores Pesqueros Congeladores (1000), entre otros.

La gran mayoría del dinero recolectado fue a parar a gastos de publicidad, en especial en televisión. En ese concepto, la candidata del oficialismo invirtió 13.976.910 pesos. En el rubro de gastos operativos, 200.000 pesos se destinaron al pago de encuestas y 441.964 a «movilidad y viáticos». Nada dice el informe acerca de si se incluyó entre los gastos el uso de bienes del Estado, como el avión presidencial.

Por Gabriel Sued
LA NACION