·

Chávez también quiere soberanía en la Antártida

Pese a la escasez de productos básicos, la abundancia de basura y la inseguridad que afectan a los venezolanos, uno de los primeros decretos del 2008 busca diseñar una política oficial sobre el continente blanco

Según informó la agencia de noticias Reuters, aunque son más de 9.000 kilómetros los que separan al gélido continente de la nación tropical, el Gobierno venezolano buscará involucrarse en la investigación ecológica internacional y hasta proponer el «cambio de estatus necesario» en la zona, cuya soberanía se disputan varias naciones, incluida la Argentina.
La «Comisión Presidencial Antártida», conformada por seis ministerios, asesorará al mandatario en las decisiones y acciones que deban tomarse en lo inmediato sobre el tema, según la Gaceta Oficial que circuló el miércoles.
«Es deber del Estado venezolano promover los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia, el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la Humanidad», refirió el decreto.
Naciones Unidas aceptará hasta mayo del 2009 reclamos de soberanía sobre la Antártida, un continente helado de unos 14 millones de kilómetros cuadrados que podría albergar grandes riquezas petroleras, gasíferas y ecológicas.
Chávez, que dice promover la solidaridad internacional y acusa al «imperialismo» de los principales males del mundo, prometió dedicar todos los recursos del Gobierno para resolver los grandes problemas del país, luego de que su reforma constitucional fuera rechazada en el referendo de diciembre.
Ningún responsable del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que preside la comisión, estaba disponible de inmediato para ampliar detalles.
Gran Bretaña anunció hace unos meses su intención de expandir su territorio en una vasta área de lecho marítimo alrededor de la Península Antártica, a lo que Chile respondió en noviembre con el anuncio de que afianzaría su presencia en la zona, reivindicada también por la Argentina.
Chile informó además que buscaría recursos económicos para impulsar programas de investigación científica en la zona.