·

Tierra del Fuego oficialmente considerada conflictiva

El primer semestre del año pasado registró menos crisis que el mismo período de 2006, según las estadísticas del Ministerio de Trabajo. La Capital Federal lidera el ranking de protestas y Santiago del Estero está último en el listado. Tierra del Fuego forma parte del podio y se encuentra detrás de Buenos Aires.

USHUAIA – La Capital Federal lidera el ranking de la estadística de conflictos laborales, con 92 protestas. Buenos Aires, que registra 85, y Tierra del Fuego, donde se concretaron 52.
En este último caso, que podría ser visto como una sorpresa debido a que, en general, los números de los conflictos guardan relación con la cantidad de población del distrito, el elevado índice de conflictividad laboral se explica por la prolongada huelga docente que sufrió esa provincia hacia fines de abril de 2007.
De hecho, Tierra del Fuego es el distrito en el cual se registra el mayor porcentaje de huelguistas en relación con la cantidad de asalariados: 18,5%, lo que equivale a que casi uno de cada cinco fueguinos que tienen un salario se plegó a las protestas.
Correlativamente, abril (mes en que se produjo el asesinato del maestro Carlos Fuentealba y que estuvo signado por huelgas docentes en todo el país) encabeza la tabla de la evolución mensual de conflictos laborales.
En las antípodas de Capital Federal está Santiago del Estero, donde sólo hubo un conflicto laboral en la primera mitad de 2007.
Durante 2006 se suscitaron en todo el país 1.362 conflictos: 810 en el sector público y 552 en el privado. El 57% de estas medidas de fuerza (774), implicaron paros: 475 en el sector público y 299 en el privado. Los huelguistas que participaron de estas protestas fueron casi 1,2 millón. Las jornadas no trabajadas sumaron 6,3 millones.
La primera mitad de 2007, cuando se registraron 668 conflictos laborales, marca una disminución respecto del mismo período de 2006, cuando hubo 731 huelgas.
En el primer semestre de 2007, la administración pública fue la más afectada por las protestas. En particular, la educación lidera los índices tanto en la cantidad de huelguistas como en la de jornadas no trabajadas.