·

Proponen un huso horario distinto para Tierra del Fuego

El Año Nuevo llegaría con luz diurna, si se concreta el proyecto del gobierno de adoptar el huso horario(-2) en la Argentina. Para evitar distorsiones, científicos consideran "una buena solución", incluir a Tierra del Fuego en una zona horaria distinta de la del centro del país.

Científicos y expertos en astronomía adhieren a la idea de crear dos subzonas horarias en el país, si el gobierno lleva adelante el proyecto de modificar la hora oficial.
La idea ya logró un avance este miércoles en el Senado que le dio media sanción a la ley respectiva.
El proyecto de adelantar los relojes para ahorrar energía no ofrece ventajas para los habitantes de Tierra del Fuego y generaría una situación anormal para pobladores de zonas cordilleranas, según afirman los expertos.

En diálogo con Radio Fueguina La 97, el director de la Estación Astronómica Río Grande, José Luis Hormaechea, consideró que el ahorro de energía -importante en la zona central del país- no sería significativo en el sur argentino, en tanto puede tener efectos negativos en los aspectos fisiológico y astronómico.
“Que nos desplacemos al huso horario (-2) no es gratuito” -advirtió Hormaechea- “todo el mundo sabe que el momento de máxima intensidad del sol es el mediodía pero el mediodía verdadero”. “Con el huso horario nuevo, el mediodía verdadero caería a las 14,30 en Tierra del Fuego, en tanto Mendoza va a tener un mediodía verdadero rondando las 15,30 horas”, se preocupó.
En el mismo sentido, remarcó el hecho de que, con el nuevo horario, los fueguinos recibirían el Año Nuevo con luz natural, ya que el crepúsculo diurno se produciría muy cerca de la medianoche en los relojes.
El científico riograndense adhirió a la idea de colegas suyos que proponen (como en oportunidades anteriores) dividir al país en dos subzonas horarias, para evitar inconvenientes a las provincias situadas al sur y al oeste.
Aunque concedió que la instauración de dos zonas horarias en el país “a veces trae alguna complicación”, consideró que desde el punto de vista fisiológico y astronómico, “es una buena solución, principalmente si no aporta demasiadas ventajas en el ahorro de energía”.