·

Nuevo Encuentro se despegó de “La Mateada” y de sus escándalos

El dirigente del partido Nuevo Encuentro, Javier Calisaya, aclaró que no tiene nada que ver con el Centro Cultural donde el fin de semana hubo una trifulca generalizada.

Una vez más el Centro Cultural “La Mateada” fue noticia por motivos nada gratos, después del violento final de una fiesta organizada el sábado por la noche.

El local, ubicado en un sector histórico de la margen sur, nació como centro de actividades culturales pero ha devenido en salón de fiestas nocturnas, la última de las cuales terminó en medio de un escandalo de peleas, botellazos y mobiliario destruido.

Informaciones aparecidas en los medios informativos provinciales relacionan al exfuncionario provincial y actual colaborador del Intendente de Río Grande, Javier Calisaya,  como responsable máximo de la organización.

Calisaya salió a desligarse totalmente de la cuestión desmintiendo que ni él ni el exsenador Osvaldo López (ambos dirigentes del partido Nuevo Encuentro) tengan relación alguna actual con “La Mateada”.

“Me parece una operación política que está recorriendo la provincia”, denunció el exfuncionario de Rosana Bertone.

La Mateada “es una asociación civil, que tiene sus autoridades de las cuales no formo parte”, deslindó Calisaya, incluyendo en ello al ex senador Osvaldo Lopez, dirigente como él del partido Nuevo Encuentro.

“Fui el primer presidente de la asociación civil La Mateada en 2012”, recordó, a la vez que rescató el valor cultural original del sitio, convertido hoy en salón de fiestas.

El dirigente repudió los hechos de violencia ocurridos el fin de semana, reclamando que “La persona que alquiló el lugar se tiene que hacer cargo. Igual que las personas que fueron a hacer desmanes”, mencionando a “el señor Eduardo Daza, de la margen sur, que trabaja en una radio”, como el responsable de la organización del malogrado evento.

 

Enemigos íntimos

El exfuncionario de Rosana Bertone no se privó de criticar al gobierno provincial y denunció que “ha habido persecuciones políticas contra todos aquellos que tuvieran relación con Nuevo Encuentro”, motivo por el cual decidió distanciarse del centro cultural “para no perjudicarlo”.