·

Para ahorrar gas, Gobierno promueve la compra de calefones sin piloto

Apoya un proyecto de ley que comenzó a recorrer el Congreso este mes. El mes próximo lanzará una campaña para fomentar el uso responsable del fluido. Este invierno, el gas será un 272% más caro que hace un año.

El Gobierno lanzará una campaña para promover el uso responsable de gas a partir de junio, cuando comience el pico de consumo invernal. En paralelo, el Ejecutivo apoyará un proyecto de ley para fomentar la instalación de calefones sin piloto en los hogares, que son más eficientes que los termotanques y calefones actuales.

Así lo afirmó la subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética, Andrea Heins, en conferencia de prensa. “Con el uso responsable y eficiente de la energía no sólo contribuimos a la economía familiar, sino también a la seguridad energética del país con el consecuente cuidado del medio ambiente”, dijo.

La campaña para cuidar el consumo de gas -combustible escaso, que Argentina debe importar cada año- llega luego del último aumento de la factura, del 24 por ciento promedio en todo el país, que rige desde abril.

Pero este será el primer invierno que los consumidores afrontarán luego del descongelamiento tarifario. Las nuevas tarifas del gas rigen desde octubre, cuando el Gobierno pudo subir los precios un 203 por ciento promedio, luego de meses de conflictos y una audiencia pública. Con el incremento de abril último, este invierno el gas será un 272 por ciento más caro que el anterior.

Por eso, el ahorro de la energía cobra relevancia. Según estimaciones oficiales, apagar los pilotos de las estufas y el termotanque -esto último, más difícil- supone un ahorro de al menos 5 por ciento.

Los usuarios que reduzcan el consumo en 15 por ciento o más respecto al mismo período de 2015 tendrán bonificaciones de entre 20 y 50 por ciento en el precio del gas.

En ese contexto, el Ejecutivo impulsa el proyecto para fomentar los calefones sin piloto, que tienen encendido electrónico y son más eficientes que los termotanques y calefones de uso cotidiano.

La senadora de Cambiemos Pamela Verasay presentó el pasado 5 de mayo un proyecto de ley para quitar aranceles a la importación de piezas para estos calefones y facultar al Gobierno a tomar más medidas que impulsen el consumo. Todavía debe recorrer un largo camino en el Congreso para convertirse en ley.

Según datos del Instituto Argentino de Petróleo y Gas (IAPG), existen en el país 10 millones de calefones y termotanques, cuyos pilotos permanecen encendidos las 24 horas del día. Cada uno de ellos consume 0,5 m3/día, con lo cual 5 millones de m3 diarios de gas se queman solo a través de los pilotos. Eso equivale a la producción de un yacimiento de gas con buen rendimiento en la cuenca neuquina.

Según los fundamentos del texto, mantener estufas, calefones y termotanques en piloto equivale a importar 10 barcos de Gas Natural Licuado (GNL) por año. En 2016, Argentina importó 77 buques de ese combustible.

Apagar los pilotos de las estufas es relativamente sencillo. Incluso, según Heins, es más eficiente calefaccionar el ambiente con un aire acondicionado frío/calor a 19 o 20 grados que hacerlo con el artefacto a gas. Con los calefones y termontanques, el reemplazo de los equipos se torna más importante.

Así y todo, la funcionaria consideró que llevar adelante políticas para cambiar estufas y calefones viejos por otros más eficientes, como un “plan canje”, es difícil. “Implicaría tener centros de reciclado en cada provincia. Lo estamos pensando con el Ministerio de Producción, pero es más comoplejo de lo que parece”, afirmó.