·

Sebastián Piñera asumió su segundo mandato como presidente de Chile

Por segunda vez, recibió los atributos de mando de manos de Michelle Bachelet. Antes de asumir se reunió con Mauricio Macri.

Sebastián Piñera Echenique, de 68 años, fue investido por segunda vez como presidente de Chile en una ceremonia solemne celebrada en la sede del Congreso, en el puerto de Valparaíso.

“Sí, juro”, dijo con voz firme Piñera cuando el presidente del Senado, el socialista Carlos Montes, le dirigió la pregunta de rigor con la fórmula: “Juráis o prometéis desempeñar fielmente el cargo de presidente de la República, mantener la libertad de la nación, resguardar la Constitución y las Leyes?”

Luego del juramento de rigor, la presidenta saliente, Michelle Bachelet, le entregó la banda presidencial a Carlos Montes, quien procedió a colocársela a Piñera.

Piñera recibió la banda presidencial de parte de Bachelet, quien le lega un paquete de reformas sociales, algunas aprobadas y otras aún en trámite, con las que intentó borrar los cimientos instalados por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Bachelet puso la nota de humor al preguntarle a senador, que titubeó al intentar colocar la banda a Piñera, “¿Te ayudo, Carlos?”, lo que provocó risas entre los dirigentes que estaban más próximos a la escena.

Tras cederle el mando a Sebastián Piñera, Michelle Bachelet deja la política: “Ya lo dije, yo no vuelvo…A esto no vuelvo yo”

Tras el breve episodio y la nota de humor, la mandataria saliente colocó en la banda la piocha de O’Higgins, uno de los símbolos del mando, completando el ritual. Tras la ejecución del himno nacional, Bachelet, todos sus ministros y colaboradores abandonaron la sala y se procedió a la toma de juramento de los ministros del nuevo presidente.

“Siento que ahora tengo más experiencia, madurez, más sentido de la importancia de unir a los chilenos. Más humildad para escuchar, con los ojos y los oídos más atentos”, reconoció esta semana Piñera, de 68 años, vencedor en la segunda vuelta en diciembre ante el oficialista Alejandro Guillier.

 

El plan de Piñera

Sin mayoría en el Parlamento, el presidente ha suavizado sus postulados de campaña y ha dado un giro al centro para captar votos de la izquierda moderada y en particular de la Democracia Cristiana y poder sacar adelante su programa de gobierno.

Piñera quiere reformar también el actual sistema de pensiones creado en la dictadura de Pinochet, que estableció un sistema de capitalización al que solo contribuye el trabajador y que Bachelet no logró reformar.

También ha prometido mantener la gratuidad de la educación que instauró Bachelet y que actualmente beneficia a unos 300.000 estudiantes de bajos recursos.

Además de mantener la actual ley del aborto terapéutico, pese a la oposición de los sectores más conservadores de su partido, el mandatario también ha prometido dar seguimiento al proyecto de ley de identidad de género, que ha recibido un fuerte espaldarazo social con el Óscar que ganó la película chilena “Una mujer fantástica”, protagonizada por la actriz transgénero Daniela Vega.

La socialista se despidió de los chilenos con un mensaje en una red social en el que asegura que está “profundamente orgullosa de las transformaciones que impulsamos estos años” y está convencida de que Chile es hoy un país más “justo, equitativo y libre”.

 

“Michelle, amiga”

Antes de dirigirse a Valparaíso, a unos 120 km al oeste de Santiago, sede del Parlamento, para la ceremonia de traspaso, la presidenta, visiblemente emocionada, se despidió en el Palacio de la Moneda de su equipo que le brindó un cerrado aplauso, al igual que hicieron cientos de personas que aguardaban en los alrededores de la sede presidencial.

“Michelle, amiga, el pueblo está contigo”, coreaban los asistentes. La despedida de Bachelet, la última jefa de Estado en ejercicio de América Latina, pone fin a una época dorada para las mujeres en la región y sella el regreso de la derecha al poder en la mayoría de los países vecinos.

 

Reunión con Macri

El presidente argentino Mauricio Macri participa de en Chile de la ceremonia de asunción de su par trasandino Rafael Piñera.

Al llegar a tierras trasandinas, Macri mantuvo una reunión bilateral con Piñera en el palacio presidencial Cerro Castillo, en Viña del Mar, y ratificó el compromiso de integración entre las dos naciones.

Entre otras cosas, ambos mandatarios avanzaron en los planes para un mejor aprovechamiento energético, así como la apertura de más pasos fronterizos y mecanismos de agilización aduanera.

Durante el encuentro Piñera invitó a Macri a recorrer el estrecho de Magallanes con motivo de los festejos que prepara Chile por los 500 años del descubrimiento de este paso marítimo, que une los océanos Atlántico y Pacífico.

 

Buenos Aires, NA/TN