·

La Policía encontró parte de los anillos sustraídos a la joyería

Se estaban ofreciendo en venta por redes sociales. Los hallaron durante el allanamiento a una vivienda del barrio CGT, dispuesto tras la pista de una máquina robada.

Una requisa policial en busca de una máquina robada desembocó, para sorpresa de los investigadores, en el hallazgo de parte del botín sustraído esta semana a una joyería de la avenida Belgrano.

Efectivos de la comisaría Cuarta se hallaban abocados a investigar el saqueo a un taller de la margen Sur cuando hicieron contacto por Facebook con una persona que ofrecía en venta una máquina que podría provenir de ese robo.

Pero además, la vendedora le advirtió al falso comprador que tenía también para vender unos anillos de oro “a muy buen precio”.

Sospechando que estaban frente a los anillos hurtados de la joyería, y ubicado el domicilio que se correspondía con el perfil del Facebook de la furtiva vendedora, se solicitó orden de allanamiento, la que tuvo inmediata respuesta por parte del Juez de Instrucción de turno, Raúl Sahade.

Con orden en mano, efectivos de la comisaría Cuarta y de Servicios Especiales de la Policía provincial se hicieron presentes en el domicilio objetivo, ubicado al 800 de calle Liniers en barrio CGT. Allí encontraron una máquina de taller muy similar a la buscada pero que dio negativo a la comparación de sus características.

 

Anillos a “muy buen precio”

En cambio, el allanamiento resultó “altamente positivo” respecto de los anillos que, en número de tres, coincidieron con los denunciados por Williams Mullins, el dueño de la joyería robada el 4 de abril pasado.

Curiosamente, la tenedora de los anillos los había ofrecido por $700 mientras que su valor real de venta, de acuerdo a la denuncia de Mullins, está fijado en más de $7.000 promedio.

De inmediato, los uniformados procedieron a secuestrar los anillos referidos, más dinero en efectivo por la suma de veintitrés mil pesos y teléfonos celulares.

Los moradores de la vivienda fueron notificados de derechos y garanticas procesales y mantienen su libertad, en tanto se investiga su rol en la cadena de posibles implicados en el delito.