·

El concejal Paulino Rossi recorrió la reactivada planta Foxman

El edil saludó la iniciativa privada que permitió que Foxman vuelva a producir. La firma había cerrado sus puertas a fines del 2015 de forma intempestiva y sin previo aviso.

El concejal radical, Paulino Rossi, estuvo visitando y recorriendo las instalaciones de la empresa Foxman, que hace poco reabrió sus puertas convirtiéndose en la primera fábrica en ser recuperada por empresarios locales, y que ya logró enviar el primer cargamento de aires acondicionados al continente.

En este sentido, el edil hizo referencia al proceso histórico de la planta – que culminó con su cierre y posterior recuperación desde hace dos años -, y comentó que  “Foxman fue una fábrica modelo, pionera en la isla. Fue montada en el año ’82 por empresas japonesas, garantía en tecnología, y fue una de las empresas más rentables de la provincia”.

“Con el tiempo el fundador de la fábrica fallece y comenzó, así, una serie de sucesiones que tuvieron que ver con los vaivenes de la economía local” relató el funcionario, al tiempo que agregó que “Foxman no fue ajena a  las problemáticas de la economía y de ser una empresa pionera empezó a tener muchos problemas hasta llegar al extremo de cerrar sus puertas. Totalmente vacía y en desgracia, los empleados no tuvieron mejor idea que hacer canchas de fútbol para alquilarla”.

“Luego de que la empresa cayera en concurso de acreedores aparecieron dos actores fundamentales, Gastón Hervidas y Diego Monzón, que se pusieron al hombro Foxman y lograron, con mucho esfuerzo y dedicación, reabrir las puertas con capitales netamente fueguinos, adquiriendo la deuda y el total del personal que hace dos años no trabaja” relató el concejal y contó que “ellos proveen servicios de asesoramiento de tecnología  a varias empresas de Tierra del Fuego, asesoramiento de desarrollo industrial, desarrollo de líneas de producción, robótica y fue así que como llevaron adelante la figura del productor local”.

Durante el recorrido a la planta, el concejal Rossi manifestó gran satisfacción al ver que “todo esto fue posible por la confianza en el desarrollo local, que un grupo de personas, de fueguinos, asuma este gran proyecto, armando un directorio y una estructura fabril que logró ya mandar el primer camión de aires acondicionados al continente, realmente da mucha esperanza”.

Por último, sostuvo que “nunca una empresa que cerró pudo abrir sus puertas de manera normal, siempre reabrió en cooperativas, con capital extranjero, pero no fue Foxman que  tras dos años lograron abrir con gente de Tierra del Fuego y reactivar una empresa en estos tiempos de tanto descrédito”. “Esto no se solucionó con plata sino con esfuerzo y sacrificio” culminó Rossi.