·

Siguen detenidos los tres sospechosos del brutal ataque a machetazos

Todos se negaron a declarar ante el juez, que modificó la causa de "lesiones graves y daños" a "homicidio en grado de tentativa". Las víctimas sólo lograron reconocer a uno de los atacantes.

Este domingo, padre e hijo resultaron víctimas de un salvaje ataque a machetazos en la Margen Sur, por el cual a esta hora hay tres personas detenidas.

De acuerdo a información suministrada por personal de la Comisaría Cuarta, se tomó intervención luego de que los agredidos, de 40 y 17 años, fueran encontrados en la intersección de El Esquilador y Yourka bañados en sangre.

Es que, según el parte médico, el padre, identificado como Enrique Núñez, padeció además de cortes propios del ataque fractura y hundimiento en el cráneo. Su hijo, en tanto, sufrió lesiones en el rostro y una de sus piernas.

A raíz de la gravedad del ataque, se ordenó el inmediato traslado de las dos personas al Hospital Regional Río Grande, donde permanecen aún bajo observación, aunque ambos ya están fuera de peligro.

La detención de los tres sospechosos

Una joven pareja, compuesta por Anahí Martínez y Federico Arrúa, y un tercer hombre identificado como Jorge Insfrán habían sido detenidos el mismo domingo por personal de la Comisaría Cuarta, pero la Justicia ordenó liberarlos.

Sin embargo, en la tarde del martes y luego de que la Policía aportara más pruebas a la investigación y el Juzgado de Instrucción hiciera lo propio, el magistrado Césari Hernández ordenó la detención de estas tres personas, acusadas ahora debido al ataque a machetazos de “lesiones graves y daños”.

Modificación de la carátula

Este viernes, trascendió que los tres sospechosos del brutal ataque continuarán detenidos, luego de que el Juez decidiera modificar la carátula de “lesiones graves y daños” a “homicidio en grado de tentativa”, lo que hace suponer que sobre todos pueden caer duras penas.

Asimismo, se informó que hasta ahora los tres se negaron a realizar declaraciones ante Césari Hernández, en tanto que las víctimas sólo lograron reconocer a uno de los tres atacantes.