·

Una nueva muestra de cómo el PAMI abandona a sus afiliados

Victoria González espera hace una semana una derivación a Ushuaia. Desde el organismo aceptan enviar una ambulancia pero sin médicos, para abaratar costos. La paciente corre el riesgo de sufrir importantes daños en el páncreas.

Que la obra social PAMI atraviesa dificultades, tanto a nivel nacional como provincial, no es una novedad. Las falencias de la prestadora, que es constantemente denunciada por sus propios afiliados, llevó a que el Gobierno nacional reemplace a sus autoridades en Tierra del Fuego. Sin embargo, los problemas se suceden y los representantes del PAMI no logran ponerse a la altura de las circunstancias.

Como muestra, un botón: Victoria González tiene 52 años y espera desde hace ya una semana una derivación a la clínica privada San Jorge de la ciudad de Ushuaia. La obra social, en tanto, acepta enviar un ambulancia a nuestra ciudad a buscar a la paciente, pero sin médico profesional. Sólo un chofer y un enfermero.

Quien expuso lo que ocurre con la mujer es su hijo, Gustavo Garay, quien confirmó a ((La 97)) Radio Fueguina que la derivación, con carácter de urgente, fue ordenada por las propias autoridades de la clínica privada CeMeP, donde se González se encuentra internada de hace una semana.

La mujer padece piedras en el estómago y corre riesgos de ver afectado su páncreas, lo que conllevaría también serios inconvenientes a su salud en general.

La pésima atención de PAMI a los vecinos

En reiteradas oportunidades, los afiliados apuntan contra las autoridades del PAMI, que no reciben con la cordialidad necesaria a los familiares que atraviesan sus horas más duras.

En este caso, el hijo de la paciente disparó contra los referentes de la obra social en Río Grande, que habrían anunciado: “Si ella se muere no nos vamos a hacer cargo”.

Ahora, la familia de Victoria González espera que se concrete la ansiada derivación para que la vecina pueda ser atendida como indican los profeisonales, ya que en nuestra ciudad no hay profesionales que puedan tratar su cuadro o la infraestructura necesaria para hacerlo.