·

El plan de alfabetización “Yo sí puedo” ya cuenta con 42 estudiantes

El asesor del programa en Río Grande, Yordanis Sánchez Iglesias, comentó que “a sólo dos meses del lanzamiento ya tenemos 15 puntos funcionando con un total de 42 estudiantes, 37 en Río Grande y 5 en Tolhuin. El método es muy flexible, sencillo y se adapta a las posibilidades de horario y de lugar de cualquier persona”.

En el marco del Día Internacional de la Alfabetización, el Municipio de Río Grande continúa avanzando en la implementación del plan “Yo Sí Puedo”, con el objetivo de garantizar el pleno ejercicio de los derechos de todos los riograndenses y alcanzar la calificación de Ciudad Libre de Analfabetismo.

El asesor del programa en Río Grande, Yordanis Sánchez Iglesias, comentó que “a sólo dos meses del lanzamiento ya tenemos 15 puntos funcionando con un total de 42 estudiantes, 37 en Río Grande y 5 en Tolhuin. El método es muy flexible, sencillo y se adapta a las posibilidades de horario y de lugar de cualquier persona”.

Asimismo, subrayó que “se están viendo los primeros resultados” y estimó que “a principios de diciembre tendremos los primeros egresados”.

“Hay varias personas que ya están comenzando a poder leer y escribir algunas palabras, un logro que es extremadamente significativo no sólo para ellas sino para nosotros también”, aseguró y recordó que “el objetivo es lograr analfabetismo cero para que todos los riograndenses sin excepción cuenten con esta herramienta fundamental para la vida de hoy y para el pleno ejercicio de los derechos ciudadanos”.

Por su parte, la Docente Miriam Hoffman, voluntaria que participa como facilitadora del programa, indicó que “esta experiencia y el contacto con la gente ha sido muy gratificante. Es un Yo Sí Puedo de ambas partes, tanto del facilitador como del alumno. Yo sí puedo disponer de un tiempo para que otros puedan alcanzar sus metas, aprendan y se sientan realizados. Esto me suma como profesional y me suma como persona porque ver la satisfacción de ellos y compartir sus vivencias superan el mero aprendizaje y nos nutre a todos”.

Finalmente, Miguelina Millalonco, ama de casa sin experiencia en la docencia que se animó a participar solidariamente para ayudar a que otros vecinos aprendan a leer y escribir, dijo que “me atreví por la facilidad del método y decidí intentarlo”.

“No soy docente, tengo el secundario y no sabía cómo podía resultar. Mi sorpresa fue cuando vi el programa, el material y vi que estaba todo ahí. Eso me dio mucha confianza en mí para poder apoyar a los alumnos. El sistema me agradó muchísimo porque hay etapas de la vida en las que uno no está muy atento y no tiene la  claridad para explicar o enseñar, pero la modalidad es sumamente sencilla. Fue emocionante y yo también pude decir Yo Sí Puedo”, concluyó.