·

La Legislatura repudió la colocación de una estatua de Thatcher en Malvinas

El Poder Legislativo de Tierra del Fuego, declaró su enérgico repudio a la decisión del Primer Ministro Británico de implantar en suelo de las Islas Malvinas una estatua de Margaret Thatcher.

El Poder Legislativo de Tierra del Fuego, declaró su enérgico repudio a la decisión del Primer Ministro Británico de implantar en suelo de las Islas Malvinas una estatua de Margaret Thatcher, en momento que los Estados Unidos decide dar marcha atrás con el absurdo embargo a Cuba, luego de su rotundo fracaso de 50 años de aplicación unilateral y prepotente.

Dedicarle una estatua a la ex primer ministro que estuvo al frente de una guerra, en momentos que el mundo da claras señales de avanzar por sendas de descompresión y paz, muestra a las claras, que la política exterior inglesa ha quedado dormida.

La postura y decisión de David Cameron atrasa la cuestión Malvinas y pone de manifiesto su férreo conservadurismo y vigencia del espíritu revanchista y colonial que el mundo entero rechaza. En tanto, Cameron continúa provocando a los argentinos con gestos desafiantes e inadmisibles.

El mundo marcha por caminos tendientes al entendimiento diplomático en función de la cooperación internacional para la paz.

La recordada Margaret Thatcher carga sobre su memoria el hundimiento del Crucero ARA General Belgrano, cuando se encontraba fuera del área de exclusión. Es la responsable directa de la muerte a traición de cientos de compatriotas que incansablemente, rendimos honor.

Las Malvinas, fueron son y serán parte de la Provincia de Tierra del Fuego, por más actos de provocación que impulse el Primer Ministro inglés. Tarde o temprano, como ha pasado con Cuba, se hará justicia por la vía diplomática, se lograrán acuerdos y el mundo verá flamear en las islas la bandera Argentina.

Es por ello que, la Comisión de Receso conformada por los legisladores Pablo Blanco (UCR), Héctor Tapia (FPV), Damián Löffler, Jorge Lechman (MPF), Amanda del Corro (PSP) y Eduardo Barrientos (PJ), declaran:

Artículo 1º.- Su repudio a la iniciativa del gobierno Británico de instalar una estatua de Margaret Thatcher en las Islas Malvinas.

Artículo 2º.- Que interpreta a este hecho como un acto gratuito e innecesario de provocación política y una ofensa contra el pueblo argentino.

Artículo 3º.- Que vería con agrado que nuestra Cancillería tome nota del malestar causado a los fueguinos ante este acto de provocación e impulse, de considerarlo viable, una protesta formal ante el gobierno Británico.

Artículo 4º.- Comuníquese, notifíquese el Poder Ejecutivo y a la Cancillería. Cumplido, archívese.