schum

Michael Schumacher cumple mañana un mes en coma artificial en un hospital de Grenoble, en el este de Francia, mientras los expertos médicos dejan entrever su pesimismo sobre la posible recuperación del heptacampeón de Fórmula 1.

“Es muy poco probable que el Schumacher que conocíamos antes del accidente regrese”, escribió en su blog el que fuera jefe médico de la Fórmula 1, Gary Harstein, sobre la salud del ex piloto, que se golpeó la cabeza con una roca el pasado 29 de diciembre, cuando esquiaba -con casco- en la estación de Méribel, en los Alpes franceses.

El médico estadounidense prepara el terreno ante un hipotético despertar de Schumy, que acaba de cumplir 45 años, y avisa de que “habrá que considerar un triunfo de la resistencia humana el hecho de que Schumacher sea aún capaz de caminar, de alimentarse, de vestirse y conservar ciertos aspectos positivos de su personalidad”.

Y apoya su reflexión con estadísticas, pues el cincuenta por ciento de los pacientes con un traumatismo como el de Schumacher que pasan un mes en estado vegetativo y despiertan sufren “deterioros neurológicos significativos”.
Foto: AFP
“Si el estado vegetativo dura seis meses, se baja al 20 por ciento, a menudo con deterioros graves. Tras un año, la recuperación del estado de consciencia es muy rara”, apunta.

El estado de salud de Schumacher es “estable”, según hizo saber su entorno el pasado 17 de enero, días después de que los médicos que le tratan en Grenoble señalaran que el alemán sufre “lesiones craneales difusas y serias”.

Desde su caída, el ex piloto fue sometido a dos operaciones de neurocirugía y se le ha retirado “sin riesgos” un hematoma situado en el hemisferio izquierdo del cerebro, que en el caso de un diestro, como Schumacher, es el encargado del lenguaje, la lectura y la escritura.

Pero presentaba aún numerosas hemorragias y su estado era “crítico” y “frágil”. Los doctores le mantienen en coma inducido, para reducir la presión intracraneal y oxigenar bien el cerebro, y nada hace pensar que vayan a intentar despertarlo inmediatamente.

“Cada día que pasa disminuyen las posibilidades de mejorar la situación”, comenta en “Le Point” Jean-Marc Orgogozo, experto en neurología del hospital de Burdeos, en línea con Philippe Decq, neurocirujano del hospital de Beaujon, a las afueras de París, quien considera que si transcurridas tres semanas de un traumatismo craneal grave el paciente “no abre los ojos, es un signo de que las cosas son muy graves”..