·

Champions: El Atlético del Cholo aguantó la embestida y está otra vez en semis

Igualó 1-1 en Inglaterra contra el Leicester para meterse entre los cuatro mejores de la Champions.

Atlético de Madrid dirigido por Diego Cholo Simeone buscaba su pase a la semifinal de la Liga de Campeones por tercera vez con el entrenador argentino en el banco, en su visita al sorprendente Leicester. Con el empate 1 a 1 en el estadio King Power hizo valer el 1 a 0 que había cosechado en el Vicente Calderón en la ida y completó el objetivo.

En un primer tiempo parejo y casi sin situaciones de gol, el ritmo del encuentro lo marcó el conjunto visitante. Se jugó a lo que quiso el Atlético, que fue metiendo al local como en una tela araña donde, o la jugada terminaba en un centro con despeje colchonero, o se perdía en manos de los defensores. Cada pelota disputada encontraba a dos jugadores del conjunto español preparados para trabar. El único que generaba juego en el Leicester, Riyad Mahrez, fue bien controlado.

Por eso se entiende que recién a los 21′ haya llegado la primera aproximación del juego. Fue para los locales cuando Vardy pudo escaparse por la banda izquierda y metió un centro bajo que Shinji Okazaki llegó a conectar tras anticiparse al defensor desmarcándose de buena forma. La pelota, igualmente, se fue lejos.

Y cuando menos hacía el conjunto del Cholo en ataque, a los 26′ llegó un gol clave. Un centro pasado de Filipe Luis encontró a Saúl por detrás de todos y el español cabeceó un frentazo perfecto, le cambió la dirección a la pelota y dejó sin oportunidad de reacción a Kasper Schmeichel.

El golpe fue duro para el equipo dirigido por Craig Shakespeare, que no encontraba los caminos y debía remontar la desventaja con tres goles. El único disparo al arco de ese primer tiempo fue controlado por Oblak. Fue al minuto 33 y medio. Después de dos centros despejados por la defensa madrileña, Mahrez le pegó de aire justo donde estaba parado el arquero.

El DT local hizo entrar en el segundo tiempo al argentino Leonardo Ulloa por el japonés Shinji Okazaki y Ben Chilwell por el defensor Benalouane. Shakespeare sabía de la necesidad de goles y no dudó en jugársela en ofensiva. Tan sólo cinco minutos tardó Chilwell en pagarle al entrenador su confianza. El inglés encontró un pelotazo largo y le pegó de zurda: se fue apenas arriba del travesaño.

El conjunto inglés encontró el juego (y la determinación) que no había tenido en la primera etapa. Por eso a los 15′ logró empatar el partido y descontar en la serie. Un centro fallido le quedó a Chilwell que remató, la pelota dio en Koke y en el rebote Jamie Vardy definió bien, arriba, esquivando una fila de jugadores del Atlético parados sobre la línea. El gol hizo vibrar e ilusionar al King Power Stadium.